Películas

Sam Mendes: filmografía y su aporte al Cine

Sam Mendes es uno de esos directores que no deja indiferente con sus historias. En cada uno de sus trabajos, ya sea en teatro o cine, muestra personajes muy humanizados, llenos de miedos y esperanza; buscando retratar la superación y fuerza humana desde una perspectiva natural y pulcra, cuidando cada detalle para resaltar aún más la estética en su forma de trabajar.

Nacido el 01 de agosto de 1965 es director tanto de Teatro como de Cine, hijo de un Profesor Universitario y una Autora de cuentos infantiles. Su camino teatral comenzó en el Festival de Chichester, debutando con tan solo 24 años en el West End Londinense, tiempos en los que puso en escena la Obra “El Jardín de los Cerezos” protagonizada por la actriz Judi Dench, marcando así el inicio de su carrera cargada de grandes reconocimientos. Luego de esto dirigió obras de William Shakespeare e incursionó en el musical con títulos como Gypsy y Cabaret.

De esta manera y gracias a su prestigio como director de escena fue que logró incursionar en el cine con apoyo del gran Steven Spielberg, llegando de esta manera al filme “Belleza Americana”, su opera prima que logro cinco premios Óscar, entre los cuales se encuentran mejor película, mejor actor para Kevin Spacey y mejor director para él mismo. Tres de los elementos que hacen esta cinta memorable son: un guion brillante, la destacable belleza estética que se aprecia y actuaciones de gran nivel.

Tres años después de su primer éxito cinematográfico nos presentó “Camino a la perdición”, historia basada en un cómic no tan conocido.

 

Es un largometraje de corte clásico que transcurre en la América de los años 30 y nos presenta gángsters, tomando base del material original y rindiendo un pequeño homenaje al manga “Lobo solitario y su Cachorro”, además de reafirmar el talento del realizador, siendo considerado como un trabajo con un estilo de tomas elegantes y un gran talento visual, cosa que fue lograda gracias a su educación teatral. Además de todas estas virtudes, la película también sirvió para demostrar que Mendes sabe filmar tiroteos y escenas de acción.

El estreno de esta película en Londres fue el escenario en el que Mendes y Kate Winslet hicieron su primera aparición como pareja, se casaron algunos meses más tarde y de su matrimonio, que duró siete años, nació su hijo Joe.

Con su habitual pausa de tres años entre cada película, tiempo que suele dedicar a sus labores teatrales, el realizador estrenó «Jarhead» en 2005, su obra más menospreciada, donde su reflejo de la Guerra del Golfo sirvió para ilustrar una historia sobre el aburrimiento y la soledad. Tal vez por esto los espectadores la ven como una película aburrida, pero no lo es, aunque Mendes se empeñe en retratar de manera indiscutible el tedio más absoluto al que se vieron sometidos los soldados norteamericanos durante esa batalla.

En 2008 dirigió a su esposa de ese entonces, Kate Winslet, en el filme Revolutionary Road, donde volvía a sus inicios, esto debido a que la historia se ambientaba en los típicos suburbios de Estados Unidos. En sí el desarrollo nos presenta la apariencia de una pareja ideal, que presenta sueños rotos, promesas incumplidas y esperanza desgastada, parecen tener una relación sólida, pero las pequeñas grietas acumuladas comienzan a emerger, presentando nuevos conflictos, sacando a relucir la frialdad en cada uno, llegando a comportarse de manera hipócrita y falsa.

Un año después, específicamente en 2009, rodó Away we go, la historia de una joven pareja que al saber que van a tener un hijo recorren Estados Unidos para encontrar el sitio donde formar una familia. Esta es la cinta más ligera que ha hecho, pero también se convirtió en la más desconocida debido a su pésima distribución.

Sam Mendes, por más que ha comentado que adora estar tras las cámaras, dice que para él el teatro tiene una magia particular, una que le permite contar historias de manera más pura, y esto es algo que trata de impulsar en sus cintas, crear realismo, que nos identifiquemos de una manera u otra.

En 2012 se adentro nuevamente en una historia llena de acción, puesto que le tocó adaptar las nuevas aventuras del Súper agente 007, en el filme que se llamó “007: Operación Skyfall”, donde para el desarrollo se inspiró en el Batman creado por Christopher Nolan, esto debido a que su enfoque y creación logró cambiar la historia del cine. Precisamente ese éxito es lo que le abrió las puertas para experimentar y transitar por ángulos más oscuros y complejos que antes no se le hubiesen permitido. En una entrevista dijo sobre el film: «Me ayudó a darme la confianza para llevar esta película en direcciones que, sin El Caballero Oscuro, no habrían sido posibles», ya que, apunta, Nolan demostró que una película oscura también puede ser un éxito en taquilla. “Está claro que ahora es posible hacer una película oscura que la gente quiere ver”. Cabe destacar además que la cantante Adele fue la encargada de interpretar la intro de la película, por la cual ganó como mejor canción original en todas las temporadas de premios.

Durante este mismo año se unió con uno de los guionistas de Skyfall para desarrollar la serie de drama/suspenso “Penny Dreadfull”, donde finalmente ejerció como productor, un cambio total a lo que venía haciendo pero que iba en línea con lo que deseaba mostrar, puesto que la serie era de tintes oscuros, mostrando personajes complejos y llenos de emociones reprimidas. La serie fue estrenada en el 2013 y finalizó en 2016 con su tercera temporada.

Tras el éxito de “Skyfall” continuó su trabajo para otra aventura del agente 007, llamada “Spectre”, que, si bien tuvo una buena recaudación, no estuvo a la altura de su anterior entrega. Sin embargo, en esta cinta comenzó su experimento con el plano secuencia, pues la historia aborda una escena de acción trabajada con este plano al comenzar el filme, algo que le gustó mucho y mantuvo en mente para un próximo proyecto, donde la historia ameritara ser contada con este tipo de secuencias. En esta ocasión el intro estuvo a cargo de Sam Smith, ganando también diversos galardones.

Durante el periodo de 2017/2018 fue director de la obra “The Ferryman” escrita por Jez Butterworth. La producción tuvo su debut en mayo del 2017, siendo la obra más vendida en la historia del Royal Court Theatre, después en junio fue trasladada al Teatro Gielgud presentando un cambio de reparto. En enero 2018 presentó otro cambio, cerrando en mayo de ese año. Finalmente, la obra ganó cuatro premios Tony y finalizó su producción en julio del 2019 tras ser transferida a otro teatro. Mendes gano diversos premios a lo largo de estos tres años, pero el más representativo fue el Tony a mejor directo en el 2019.

Este 2020, el director nos presentó un drama bélico ambientado en la Primera Guerra Mundial que gira en torno a dos jóvenes soldados británicos que deben cumplir con una misión casi imposible: la de introducirse en las líneas enemigas con el fin de entregar un mensaje que podría salvar la vida de 1.600 soldados que van directo a una trampa. Esta historia es un tributo a su abuelo Alfred Mendes, quien luchó en la Primera Guerra Mundial y fue enviado al frente en 1917. Era un mensajero en primera línea y le encargaron la misión de llevar un mensaje de un puesto a otro, siendo este pequeño relato el que dio el punto de partida para la película. El filme esta magistralmente hecho. Mendes utiliza el plano secuencia, generando en el público una experiencia nueva, viviendo de primera fuente la odisea por la que pasan los dos soldados en tiempo real. Se nota que Mendes buscada que el espectador compartiera el viaje, aliento y emociones, hacer sentir que estas en las trincheras con ellos, objetivo que logró en su totalidad; visual e históricamente es un espectáculo.

Con este nuevo trabajo, Mendes volvió a demostrar que es un director que cuida cada detalle y que buscas sacar emociones, logra hacer que el espectador sienta las preocupaciones que ven en pantalla de una manera muy genuina.

Gracias a todo lo que mencionamos anteriormente, este director vuelve a la cúspide con uno de sus mejores trabajos y no sería de extrañar que arrase con todos los premios a mejor director en lo que queda de las premiaciones.

En conclusón, Sam Mendes es un director que gracias a su sublime trabajo logra posicionarse como uno de los mejores de las últimas décadas, ahora queda puro esperar a ver con qué nos sorprenderá, por mientras pueden ver «1917», cinta que sigue en cines gracias a Andes Films Chile

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s