Reviews Series

Review «Hunters»: la mejor venganza es la venganza

Reparto: Al Pacino, Logan Lerman, Jerrika Hinton, Lena Olin, Josh Radnor, Louis Ozawa, Dylan Baker, Kate Mulvany, Greg Austin

Creador: David Weil

Género: Crimen, Drama, Misterio

Clasificación: +18

Episodios: 10 episodios (1 temporada)

Sinopsis: Un grupo de cazadores de nazis que vive en la ciudad de Nueva York en 1977 descubre que cientos de antiguos altos funcionarios nazis están conspirando para crear un Cuarto Reich en los Estados Unidos. El ecléctico equipo emprenderá una sangrienta búsqueda para cazarlos y llevarlos ante la justicia.

En el último tiempo, un abanico gigante de alternativas le han aparecido en el camino a Netflix, con un diverso catálogo de series, películas y documentales, por lo que el énfasis se puso en las producciones originales. Netflix lleva la delantera, con miles de productos creados por ellos mismos, con éxitos y fracasos y Hulu se posicionó en la lucha con el éxito rotundo de “The Handmaid’s Tale”, basada en la novela del mismo nombre de Margaret Atwood. Amazon, por su parte, tiene una gran variedad de series bajo su nombre que han recibido buenos comentarios de la crítica, siempre buscando ampliar su servicio, Prime Video, para mantenerse vigente en un competitivo mercado. Una de sus últimas series es “Hunters”, que narra la historia de una banda de Cazadores de Nazis en Estados Unidos y que cuenta con el gran Al Pacino en su tremendo elenco.

Durante la Segunda Guerra Mundial, los Nazis cometieron varios de los horrores más graves de la historia de la humanidad, y uno de los grupos que más sufrió fue el pueblo Judío, que vio como seis millones de personas sufrieron torturas, experimentos y muertes en manos de los alemanes en Campos de Concentración. Tras la victoria Aliada, se realizaron los Juicios de Nuremberg para condenar a los responsables de los horrores cometidos. Si bien se realizaron otros juicios posteriormente, por la responsabilidad de la muerte de 17 millones de personas durante la era del Holocausto solo fueron condenadas a muerte diez personas. Por otro lado, el gobierno de Estados Unidos trabajó en la “Operación Clip”, un proyecto secreto para ingresar a su país a más de 1600 científicos, ingenieros y técnicos alemanes del régimen Nazi para trabajar en proyectos del instituciones del Gobierno, la NASA y otros, en el contexto de la Guerra Fría. Además, se suma a los Nazi que lograron escapar antes de ser detenidos y de los que jamás se volvió a saber. Eso, en la realidad.

Nueva York, 1977. Mucho antes de que Jake Peralta y el resto se dedique a detener a los delincuentes en el Distrito 99 o de que Ted Mosby busque al amor de su vida, la ciudad es un lugar totalmente diferente. La primera entrega de “Star Wars” llegaba a los cines, los posters de Patti Smith adornaban las piezas de los adolescentes, la gente se reunía a ver a la familia Ingalls en “La Pequeña Casa en la Pradera” y los Nazis caminaban tranquilos por la ciudad, haciendo sus vidas normales. Algo había que hacer.

Entra la ficción.

Cuando la justicia no llega, alguien debe ejercerla. Y aquí es donde llega nuestro diverso, carismático y encantador grupo de cazadores, liderados por Meyer Offerman (Al Pacino), un sobreviviente de Auschwitz. Hablar del resto del grupo sería robarle la oportunidad a la misma serie de hacerlo de manera perfecta con un curioso montaje en el segundo episodio, pero con decir que el grupo contiene a un veterano de Vietnam, un actor de cine y una monja, entre otros, quizás sea suficiente para llamar la atención. ¿Suena absurdo? A ratos lo es, y es que para tratar un tema tan denso como lo hace “Hunters”, la serie no tiene ningún problema en recurrir a pequeños momentos de humor, sea en la misma serie, o a través de montajes de transición entre momentos de tensión, lo que le da un aire muy “Tarantinesco”, pero sin perder su propia identidad.

El piloto, dirigido por Alfonso Gomez-Rejon establece rápidamente el sentido de la serie, sirviendo como historia de origen de Jonah, uno de sus protagonistas, y como contexto de la sociedad, pero también es algo más lento que el resto de la serie y difícil de digerir por toda la información que te entregan de golpe. Después, desde el segundo episodio, cada capítulo va encontrando su norte y marca un énfasis claro en cada tema que quiere tratar. Lo que si se establece desde un comienzo es la intención artística detrás de “Hunters” y que se logra mantener constantemente, a pesar de contar con seis directores distintos en solo diez episodios.

Existe un trabajado esfuerzo en sus personajes, teniendo todos un trasfondo en su historia personal que vamos conociendo o intuyendo de a poco, con capas que debemos penetrar lentamente para conocerlos, no quedándose en personajes unidimensionales y aburridos, ayudando a llevar esta historia adelante, gracias también a una elección de elenco precisa y diálogos que, si bien a ratos pueden ser ridículos, le dan identidad y sustancia a sus personajes. En un comienzo no es fácil ver a Josh Radnor como otro personaje que no sea Ted Mosby, pero la serie logra hacerte creer que es, y siempre ha sido, el actor Lonny Flash. Gracias a su antes mencionado humor es que también se permite fluir de forma ordenada y tranquila, sin estancarse en lo crudo que es mostrar los recurrentes flashbacks a Auschwitz, saliendo del agujero emocional de maneras inteligentes.

Un gran problema con “Hunters” son sus antagonistas. Es difícil humanizar a un Nazi, claro está, pero cuando es imposible conectar con un villano y entender sus motivaciones, cuesta entender una historia. Quizás es la idea de la serie demostrar que las atrocidades cometidas por los Nazi no tienen justificación alguna, y la temática de que sus prepetuadores son simplemente monstruos es tratada, pero hace que personajes como la Coronel (Lena Olin), la misteriosa mujer a cargo de los misteriosos planes en Estados Unidos, o Travis (Greg Austin), un joven norteamericano convertido a la causa Nazi, pierdan muchas dimensiones y no sea llamativo su desarrollo, algo que tiende a pasar cuando la narrativa es contada tomando partido desde el comienzo, lo que es necesario en una historia de este calibre, pero que el género de ficción permite ciertas libertades que no se tomaron de manera correcta aquí.

Hay varios problemas con “Hunters”, y el más grande es su inconstancia. A pesar de poseer todo para atraer al público, a ratos simplemente aburre. Sus episodios rondan la hora de duración cada uno, pero no es el tiempo lo que hace sentir cierto letargo a ratos. Quizás es que intenta ser muy seria a ratos, olvidando su espacio dentro de la ficción, o es una mezcla entre su intrincada trama que se sostiene en teorías de conspiración y que tienen resoluciones muy inverosímiles, con antagonistas que pecan en lo absurdo en su maldad, lo que hace que la serie falle a ratos, pero sus fallas son lo que, también, la puede hacer mejorar. No obstante, no es una serie que te hará querer verla en una maratón, pero eso es para mejor. “Hunters”, sin dejar de ser estimulante, necesita reposar para ser admirada mejor, invitando al espectador a analizar y activar la crítica, no con la serie, sino con el contexto real.

Porque “Hunters” es más que una serie de detectives, acción o misterio, es un declaración de principios. Posee una fuerte crítica al Holocausto y es un duro recordatorio de que, en pleno Siglo XII, sigue habiendo gente que niega los crímenes ocurridos a manos de los Nazi e, incluso, existe un fuerte resurgimiento de sus ideales en Europa y Estados Unidos, donde las banderas con esvásticas vuelven a flamear sin que nadie realmente levante la voz. “Hunters” no es la serie que merecemos, pero si la que necesitamos. Es cruda, quizás demasiado, lo que le ha merecido fuertes críticas desde el mismo museo de Auschwitz-Birkenau y otros grupos, quienes acusan a la serie de ser “peligrosamente” caricaturesca en sus representaciones de las torturas, como también ha recibido comentarios negativos de grupos de odio que, bajo su retorcida lógica, siguen negando estos hechos y acusan que es una gran manipulación emocional y propaganda política. Quizás hay algo del género de Explotación en esto, pero está lejos de ser un aprovechamiento y es la forma moderna de cazar nazis: exponiendolos. Con esto no quiero decir que si no te gusta la serie eres un Nazi, porque “Hunters” tiene muchos lados por donde ser criticada, pero si lo que te molesta es, en el fondo, como tratan el tema del Holocausto y los seis millones de Judíos asesinados, quizás una pequeña introspección sea necesaria y eso es, en esencia, lo que hace la serie de manera muy literal.

Conclusión: Vista a la rápida, “Hunters” es una serie policial más donde se enfrenta un grupo de atractivos e interesantes vigilantes contra un grupo de villanos y la policía debe intentar detener a los vigilantes, pero su mensaje intenta ir más allá y, dentro de su mismo género, es distinta, atrevida e inteligente, con una gran recompensa por mantenerse en este largo viaje, con situaciones memorables que van construyendo una gran expectativa en su desarrollo, la cual quizás no es del todo correspondida en su inesperado y chocante final de temporada, pero que abre la puerta a mejores y más trabajadas historias en un futuro, creciendo a partir de su crítica.

7/10

Su primera temporada está disponible en Amazon Prime Video a la espera de ser renovada. Su creador dijo que tiene cinco temporadas en mente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s