Series

Recapitulando «Dark» T2/E08

A solo un día del Apocalípsis, volvemos a Winden, con más dudas que nunca, con ganas de conocer la verdad de nuestros personajes, y todo en camino a una tercera temporada que promete entregar todas las respuestas que tanto necesitamos.

Episodio 8: Enden und Anfänge (Finales y Comienzos)

El episodio comienza confirmando, sin mucho preámbulo, la identidad de la madre de Charlotte: Elisabeth. Su hija. Una paradoja circular, que obliga a que este ciclo continúe permanentemente. Noah, en 1921, habla con el joven Noah, diciendo que no tenemos libertad en lo que hacemos ni deseamos, advirtiéndole que no puede decirle lo que sabe porque, de hacerlo, no se convertiría en el Noah que es ahora. Los viejos Magnus y Franziska, en el pasado, reciben al joven Noah, quien debe partir a algún lado.

En el 2020, El Extraño toma la pistola que su madre guardaba y abandona la casa, mientras Jonas le explica a Claudia que el ciclo no se ha acabado, pero que esta vez deben terminarlo, así Michael ni Egon morirán. Jonas dice que no se pueden cambiar las cosas a gran escala, pero si los pequeños detalles. En casa de los Tiedemann, Bartozs le cuenta a su débil madre que Claudia lo visitó, contándole lo mucho que lo sentía, y le entrega a su madre la foto que le dio su abuela. En la estación de policía, Aleksander sigue detenido, y Clausen consigue una orden para revisar la planta nuclear. Clausen sabe que no puede atrapar a Aleksander por matar a su hermano, pero si por la responsabilidad de lo que pasa en Winden.

El Extraño visita a Martha con la intención de salvarla del Apocalípsis, diciéndole que no puede verla morir nuevamente y, en un acto de locura ante la negativa de Martha que solo quiere que se vaya, la apunta con la pistola para obligarla a hacerle caso. Magnus y Franziska se reúnen con Bartozs, quien quiere recuperar la máquina, pero es Katharina quien la tiene, y va donde los Kahnwald a pedir la ayuda de Jonas, pero este no está en casa, y la madre de los Nielsen encuentra la mochila de El Extraño, con los planos. En las cuevas, Jonas revela que estuvo el último año (recordemos que Adam envió a Jonas al 2019, por lo que al viajar con la anciana Claudia llegó a 1986, y cuando va a buscar a la Claudia adulta, ya es 1987) aprendiendo de la anciana Claudia acerca de todo lo que pasará, de la guerra y de ambos bandos. El Extraño lleva a Martha al búnker, para salvarla de la devastación, y la encierra bajo amenaza, pidiéndole que no escape del lugar. En la estación de policía, Wöller confiesa a Charlotte que él ayudó a esconder los desechos nucleares de la planta, y que Clausen está camino a ella y puede que lo descubra. Charlotte entiende que eso es lo que gatilló todo, y le revela que Jonas del futuro le dijo todo esto, y que deben llegar a la planta.

Donde los Doppler, Peter prepara todo para escapar al búnker, pero su hija mayor y esposa no están ahí, solo Elisabeth. En la planta nuclear, Clausen quiere entrar al viejo reactor, donde Aleksander escondió los barriles de desechos. Katharina se dispone a abandonar la casa de los Kahnwald, pero se distrae viendo el álbum de fotos de Ines y Michael, su hijo a quien ella no pudo ver crecer, cuando El Extraño vuelve a su casa. Katharina quiere ir al pasado a salvar a Mikkel, pero el hombre le dice que no puede hacerse, aunque él lo haría con gusto. El Extraño dice que no se puede cambiar el futuro, pero hay que intentar evitar el origen, siendo imposible evitar volverse Adam, pero quizás puede evitar ser El Extraño.

En 1921, Noah confronta a Adam, confesando que ya sabe la verdad, y que él jamás quiso salvar a nadie. Le dice que su guerra no es contra Dios, es contra la humanidad, lanzándole las últimas páginas del diario y apuntándole con una pistola (¿será la misma que usó El Extraño?). Adam repite las palabras que Claudia, diciéndole a Noah que “no sabe cómo jugar el juego”. Adam lo insta a disparar, pero la pistola falla, a lo que Adam dice que no es su destino morir ahora. Magnus y Franziska traen a Agnes a la habitación, quien acaricia la cara de su presunto hermano y lo asesina con la misma pistola. ¿Cambió de bando Agnes o está siguiendo los planes de Claudia?

El joven Noah aparece en Winden en otro plano temporal, mientras Jonas y Claudia abren el portal nuevamente, conectando el pasado con el futuro, en palabras del joven. Martha ve como un torbellino de partículas se forma en el búnker, mientras Clausen se prepara para entrar a la habitación irradiada. Vuelven los temblores, las aves caen muertas del cielo y fallan las luces, cuando Peter y Elisabeth llegan al búnker, aprovechando Martha para escapar. Jonas y Claudia escapan del túnel en 2020, diciéndole que debe llevar la máquina del tiempo al búnker, pero él debe buscar a Hannah y Martha. El tiempo avanza, y solo dos horas faltan para el Apocalípsis. Magnus intenta comunicarse con su madre o hermana, pero ninguna contesta. Franziska recibe un mensaje de su padre (¿señal en un búnker nuclear?) informándole que debe ir al búnker inmediatamente. Magnus dice que irán en media hora, si no aparece su familia.

Charlotte y Wöller van a la planta, donde Charlotte pone al día al tuerto policía sobre los viajes en el tiempo, algo que el hombre parece aceptar rápidamente. En la planta, le informan a Clausen que el reactor fue sellado para que forme parte del paisaje, pero el hombre no les cree y llama a romper el cemento. Claudia va a buscar a su hija para llevarla al búnker, buscando salvarla en un emotivo reencuentro 33 años después, cuando el joven Noah llega a casa de los Kahnwald, encontrando a El Extraño. Noah le dice que Adam le dijo que ellos serían amigos, antes de que Adam traicione a Noah, y le entrega una carta que dice ser de Martha, y le dice que debe salvar a Bartozs, Magnus y Franziska y, luego, a Agnes y Noah. Al parecer, Martha debe morir de todas formas. Noah dice que el ciclo debe terminar para que comience el siguiente, y así, recién ahí, Martha vivirá. El Extraño dice que no puede ser y abandona el lugar con la máquina que Katharina dejó al dirigirse a las cuevas a buscar el pasaje.

En el 2052, Elisabeth entra a la zona muerta, donde está la planta nuclear, y en 1951, Magnus y Franziska preparan a Adam para viajar en el tiempo. En 2020, Regina y Claudia llegan al búnker, y Peter reconoce a la mujer inmediatamente. Recién ahí Regina cree lo que está viendo. En las cuevas, Katharina encuentra el hijo rojo que conecta todo, la guía para encontrar el pasaje, amarrado al uroboros (la serpiente que se come a sí misma, el ciclo infinito) del suelo.

Jonas vuelve a su casa y Martha llega, buscándolo. Jonas quiere contarle todo, pero ella ya lo sabe todo, y reconoce que el del lago era él, y no el Jonas de su tiempo. Martha le dice que están hechos el uno para el otro y se besan, pero son interrumpidos por Adam, quien viajó 99 años al futuro, y les dice que así se cierra el círculo. Jonas encara a Adam por mentirle. Adam dice que este será el inicio de último ciclo, y que quiere terminar todo. Le confiesa que él es el gatillante, pero no de lo que él cree, sino que de lo va a convertir en Adam, antes de disparar fatalmente a Martha, dándole el dolor que será el motor de su existencia.

En la planta, Charlotte intenta detener a Clausen, pero este no escucha y, de todas formas, abren uno de los barriles, donde la antimateria reposa en unas rocas. El Extraño va donde los Nielsen, con la misión de salvar a Bartoz, Magnus y Franziska, cuando en el 2052, Elisabeth estabiliza la partícula de Dios, al mismo tiempo que Franziska lo hace con la propia en 1921. En 2020, la antimateria comienza a formar el portal, inestable, en la mitad de la habitación, ante la perpleja mirada de los policías. Katharina, en las cuevas, sigue unas partículas que la llevan al pasaje, cuando el joven Noah llega al búnker.

En la planta, la materia se estabiliza y desaparece, solo para abrir un portal al futuro, donde Elisabeth ve a su madre/hija, y se reconocen. El Extraño y los jóvenes se disponen a viajar, cuando solo quedan segundos para el Apocalípsis. Cuando madre e hija al cuadrado se tocan, la esfera que se formó sobre la planta nuclear cae, provocando el accidente y el Apocalípsis. A segundos de que la ola expansiva llegue a la casa de los Kahnwald, Jonas llora al lado del cuerpo de Martha, cuando otra Martha aparece en la casa, con otro cabello, y le dice que ella no es quien cree ser a un Jonas en shock. La joven saca una extraña esfera dorada, y le dice que luego le explicará. La esfera parece ser una versión más moderna de la máquina del tiempo. Jonas cuestiona a la otra Hannah de qué tiempo es, pero esta solo responde que la cosa no es de qué tiempo, sino de qué mundo, cuando la explosión de la planta nuclear destruye la casa, y con eso cierra la temporada.

Un final de temporada increíble, conmovedor, triste, lleno de traiciones y mentiras que complican más la trama todavía. Entonces, el ciclo es mucho más complicado de lo que pensábamos, y tanto su inicio como su fin son provocados por las mismas razones. En esta pasada, Jonas no logró detenerlo, pero Adam promete que este será el último ciclo. ¿Qué cambiará en el siguiente? Se instaló, por fin, la idea de otra línea temporal, paralela, donde Martha parece haber tomado el rol que Jonas tomó en esta, y se confirma así que Martha también se convirtió en una viajera (una de mis últimas teorías). ¿A dónde irán a parar Jonas y Martha? ¿Cómo será este universo paralelo? Todo esto lo sabremos en apenas unas horas, cuando la tercera y última temporada de “Dark” llegue a Netflix este 27 de junio. Solo si no ocurre el Apocalípsis.

http://undefined

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s