Películas Reviews

Review «Nuevo Orden», ¿Una lucha por la igualdad?

Reparto: Naian González Norvind, Diego Boneta, Mónica del Carmen, Darío Yazbek Bernal, Fernando Cuautle, Eligio Meléndez, Lisa Owen, Patricia Bernal, Enrique Singer, Gustavo Sánchez Parra, Javier Sepulveda, Sebastian Silveti, Roberto Medina, Analy Castro

Dirección: Michel Franco

Género: Drama Social, Thriller

Clasificación: +18

Duración: 1h 28m

Sinopsis: Una fastuosa boda de alta alcurnia se convierte inesperadamente en una lucha entre clases que deriva en un violento golpe de estado. Visto a través de los ojos de una joven prometida y de los sirvientes que trabajan para su pudiente familia, ‘Nuevo orden’ sigue las huellas del derrumbe de un sistema político y del nacimiento de un desgarrador nuevo reemplazo.

“Nuevo Orden”, el nuevo proyecto del director y guionista mexicano Michael Franco, es un drama distópico que no teme a ser crudo y desesperanzador. Siendo la sexta producción de Franco, esta se encuentra repleta de acción desde el principio y se enfoca en temas como la violencia y el trauma que han estado presentes en una cultura dividida por las clases sociales; hasta la fecha este ha sido su trabajo más ambicioso, con una historia y un caos que, en lugar de ser narrados, se desarrollan ante nosotros, transmitiendo un mensaje devastador sobre la naturaleza de una violencia que va más allá de motivos políticos. En el fondo, el contenido de la cinta sustenta que la desigualdad es tan inmensa en la actualidad que la violencia termina por volverse inevitable.

Esta película ha llegado a ser considerada como la mejor del director hasta el momento, y si bien su puesta en escena está muy pulida, lamentablemente estamos frente a una propuesta que se presenta bastante plana en todo sentido. Sin lugar a dudas, el elenco es el responsable de prestar desarrollo al ritmo visual que mantiene vivo el interés del espectador ya que, si vemos muy de cerca, el guion se encuentra lleno de huecos e ingenuidad dentro del propio concepto que busca presentar.

La historia inicia con una boda de clase alta, sin embargo, la pareja y sus invitados tienen la mala fortuna de coincidir con el estallido del descontento social en México. Los activistas invaden la mansión en la que la celebración se llevaba a cabo, robando y arrasando con todo y todos a su paso, aunque el génesis de este hecho nunca se ve realmente justificado. A medida que los acontecimientos transcurren, la situación comienza a escalar a niveles inimaginables, situación que lleva a los militares a establecer puntos de control para separar zonas, poner toques de queda y tomar acciones que terminan teniendo mayor impacto contra los más pobres.

Michel Franco indicó que sus principales inspiraciones para crear “Nuevo Orden” surgen de movimientos como Black Lives Matter en Estados Unidos, los chalecos amarillos de Francia e, incluso, el estallido social en Chile. El problema aquí es que sus manifestantes terminan pareciendo más una banda de crimen organizado que un verdadero movimiento social, los disturbios carecen de ideologías y los estereotipos plagan toda la historia. La cinta es promocionada como una ficción necesaria para nuestra actualidad, pero una de las cosas más comentadas y criticadas es su esquema racista, cuando la realidad es que debido a la ingenuidad del contexto de la situación se da espacio para crear estas visiones superficiales, y aquí es donde se pierde el desarrollo del discurso social, dedicándose solamente a detallar la violencia.

La película parece enfocarse más en el oportunista que saquea y crea disturbios que en los millones que se han organizado para dar este gran golpe, luchando por un cambio ante la desigualdad; El análisis presente es vago, pero sí queda en claro la fascinación por la violencia. Más que una joya, esta propuesta es insultante en el retrato que plantea tanto de México como de Latinoamérica, identificando al sector pobre como un sector de maldad, avaricia, violencia y falta de moral. En términos generales, se dibuja un país sacudido a raíz de un movimiento que se sale de control, arremetiendo con violencia excesiva e irracional contra el sector privilegiado del país.

Finalmente, en “Nuevo Orden” no hay ningún sistema nuevo; los militares corruptos, incluso en la distopía en que se nos presentan, aún guardan el monopolio del poder. Es el mismo viejo orden. La historia viene siendo más una advertencia sobre las consecuencias de los actos de quienes buscan revertir el status quo que un llamado de atención ante la militarización de un país, cuyos efectos ya son padecidos por la población.

5/10

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s