Películas Reviews

Review «Descuida, Yo Te Cuido»: Como Hacer un Thriller Poco Emocionante

Reparto: Rosamund Pike, Peter Dinklage, Eiza Gonzalez, Dianne Wiest

Dirección: J. Blakeson

Género: Suspenso. Comedia

Duración: 1h 58m

Clasificación: +16

Sinopsis: Una tutora legal corrupta que agota los ahorros de sus ancianos protegidos, se encuentra con su pareja cuando una mujer a la que intenta estafar resulta ser más de lo que parece (IMDB)

Para iniciar el 2021, Netflix entregó una nueva apuesta con el thriller/comedia negra de J. Blakeson, “Descuida, Yo Te Cuido” («I Care A Lot»). La película, protagonizada por Rosamund Pike, recibió una buena crítica inicial después de ser lanzada en el Festival Internacional de Cine de Toronto, logrando el triunfo de Pike en los Globos de Oro en la categoría de Mejor Actriz de Película de Comedia o Musical. El 19 de febrero de este año, la película fue liberada en Netflix, recibiendo críticas mixtas. 

La película parte con una premisa prometedora. Marla (Rosamund Pike) es una mujer que se dedica a obtener la custodia legal de ancianos que son declarados incompetentes por el Estado y, junto a su novia, Fran (Eliza Gonzalez), logran idear un negocio, mediante el cual pueden liquidar todos los  bienes de una persona, transformarlos en dinero y lentamente ir drenando las cuentas al cobrarles por sus servicios. La historia comienza cuando una doctora, cómplice de su negocio (Alicia Witt), les cuenta sobre una mujer que sería perfecta para su esquema: una señora de un poco más de 60 años, sana, activa, pero sin descendencia ni familia, a la que nadie extrañaría si fuera enviada a un hogar de ancianos. Juntas se dedican a engañar a un juez para que le otorgue la custodia legal inmediata de Jennifer Peterson (Dianne West) quien, en un principio, confundida y asustada por la situación en la que se encuentra, se deja llevar por la situación. 

Las cosas se complican, cuando un enigmático hombre (Peter Dinklage) ligado a Jennifer comienza a interferir con sus planes.

La película se desenvuelve de forma levemente torpe, muchas veces tropezando consigo misma. Marla no demuestra en ningún momento ninguna profundidad más allá de su feroz ambición y sed de dinero, tornando al personaje rápidamente en unidimensional. Su relación con Fran también gira en torno al negocio que llevan juntas, tomando todas sus decisiones siempre teniendo por delante que opción puede generarles el mayor dinero, incluso cuando están sus vidas en peligro, jamás mostrando el más mínimo resentimiento o un ápice de duda; sus mentes frías y fijas en la meta, incluso disfrutando cuando tienen que torturar o amenazar a alguien para conseguir lo que necesitan. 

En la contraparte, está el personaje de Dinklage, quien al igual que Marla, puede parecer interesante en un principio, pero cae en el mismo problema. Se repite a si mismo constantemente sin avanzar, o tener el más mínimo desarrollo a lo largo de la película, y no es como si no necesitara cambiar: es un personaje despiadado, frío y apático.

Lo que tenemos en esta película es dos lados que se oponen, pero como espectador, no puedes decidirte por apoyar a ninguno de los dos. Ningún personaje tiene ni el mas mínimo intento de redención, no logras conectar con nadie en toda la película, y ahí yace su error fatal.

La fotografía está bien hecha, las tomas muchas veces logran generar ambientes interesantes, mostrando el diálogo silencioso entre personajes, o mostrando, con esa belleza tan característica del cine, de cuántas maneras se puede apreciar el mundo. La elección de soundtrack también enriquece mucho la película, con la mayor parte de música electrónica muy bien utilizada para generar énfasis en lo que las imágenes te entregan, pero finalmente, a pesar de que la intención que generan las imágenes mezcladas con un soundtrack muy interesante, es generar la impresión de que por fin algo significativo va a suceder, te dan la esperanza de que ahora si, viene el gran momento de la película, y no es sino cuando terminas de verla que te das cuenta de que ese momento no llegó.

Hay un par de intentos de algo parecido a hacer una comedia, pero nunca se consolida. Quizás si se hubiera avanzado por ese camino, la película podría haber sido mucho más exitosa con los espectadores, pero como thriller necesitas estar conectado emocionalmente con los personajes y poder empatizar para poder sentir ese vacío en el estómago por el suspenso. La película sólo nos muestra cómo personajes por los que nunca logras sentir nada se persiguen sin sentido y logran sobrevivir a situaciones de las que sería imposible salir. Ahí es donde fallan con la entrada cómica, no logran dar a entender que es esta ridícula «mentalidad de tiburón» está siendo deformada y estereotipada, sino que pareciera ser todo muy en serio. Cuando sucede el desenlace ya ni sorprenden las últimas escenas. Ninguno de los personajes realmente paga por sus acciones, no hay un cierre ni una conclusión, ni una enseñanza que pueda ser realmente satisfactoria para nadie. 

La actuación del personaje de Pike recuerda tanto a la de “Gone Girl” que es imposible no compararlas mientras estás viendo la película, porque tiene todo lo que a esta le falta. En su obra, Fincher presenta a personajes fríos y controladores, más logra explicar por qué son así y entiendes qué pasa por sus mentes; hasta puedes apoyar sus acciones, por más inmorales que sean. En cambio aquí, J. Blakeson no logra generar una narración en la que puedas aferrarte a algo, y no parece ser más que un enfrentamiento entre dos personas cuya única motivación en la vida es el dinero a costa del dolor del resto, que rápidamente se vuelve predecible y monótona. 

5/10

2 comentarios

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s