Películas Rewinds

Rewind «Clímax»: De La Coreografía Al Caos

Reparto: Sofia Boutella, Romain Guillermic, Souheila Yacoub, Kiddy Smile, Claude Gajan Maull, Giselle Palmer, Taylor Kastle, Thea Carla Schott, Sharleen Temple, Lea Vlamos, Alaia Alsafir, Kendall Mugler, Lakdhar Dridi, Adrien Sissoko, Mamadou Bathily

Dirección: Gaspar Noé

Género: Thriller y Drama

Año: 2018

Clasificación: +16

Duración: 1h 35m

Sinopsis: «Jóvenes bailarines toman accidentalmente LSD mezclado con sangría y así su exultante ensayo se convierte en una pesadilla cuando uno a uno sienten las consecuencias de una crisis psicodélica colectiva.» (FILMAFINITTY)

Es 1996 y un grupo de bailarines ha estado ensayando incesantemente una coreografía en una casa de retiro. En medio de su rutina de trabajo es que deciden realizar una pequeña fiesta para tomar un descanso. La celebración comienza siendo inocente y normal pero termina convirtiéndose en un verdadero infierno, esto debido a una sangría adulterada con LSD que todos bebieron mientras festejaban.

Dirigida por Gaspar Noé, «Clímax» es una película que, a diferencia de lo que muchos puedan creer no tiene como eje central hablar sobre las drogas y el alcohol, sino que es una crítica a la moralidad francesa.

Bajo la premisa de “Liberté, Égalité, Fraternité” (Libertad, Igualdad, Fraternidad) se nos presenta a los personajes que parecen ser simples bailarines movidos por un objetivo en común: el aprender y perfeccionar una coreografía, sin embargo una fuente de sangría hace que su “sana convivencia” se caiga a pedazos dejando de lado sus valores, mostrando su lado más salvaje, irracional y despiadado.

Con el LSD como detonante sus más oscuros miedos y deseos comienzan a tornarse reales, es así como en medio de la locura se materializan muertes, abortos, violaciones, relaciones sexuales y más, hasta llegar al punto cúlmine de la noche en que ya nada puede ser peor.

Filmada principalmente a través de planos secuencia, Noé nos muestra una película que incomoda y se vuelve a ratos perturbadora por su crudeza, y que al mismo tiempo es todo una experiencia inmersiva en que la corporalidad es la protagonista y objetos como la bandera francesa, la sangría y la cámara son un personaje más en la historia. El tratamiento de color de la película y los planos destacan por su expresividad y narratividad de acuerdo a las emociones que se proyectan en pantalla, reforzando el miedo, la paranoia y la violencia.

Nada es al alzar en este film y tampoco lo son sus personajes que sorprenden con sus habilidades en danzas urbanas y que a través de sus movimientos no sólo son capaces de realizar una impresionante coreografía, sino que logran provocar incomodidad, asombro y ansiedad con su corporalidad.

«Clímax», al igual que gran parte de la filmografía de Gaspar Noé no es un película fácil de digerir y no es recomendable para ver en familia, sin embargo, detrás de sus planos y luces desorbitantes, junto con su rara estructura narrativa hay una gran crítica solapada a la sociedad, cargada de escenas morbosas y excesivas que en ocasiones rayan en lo terrorífico. A pesar de lo gráfica que puede parecer esta producción, califica como toda una experiencia cinematográfica que nos viene a recordar que la locura está a la vuelta de la esquina.

Actualmente, «Clímax» se encuentra disponible en la plataforma de streaming Netflix.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s