Reviews Series

Review “Snowpiercer” (Temporada 2): cuando el villano se roba la serie

Reparto: Jennifer Connelly, Daveed Diggs, Mickey Sumner, Iddo Goldberg, Aaron Glenane, Lena Hall, Happy Anderson, Jonathan Walker, Michel Issa Rubio, Sean Bean

Creadores: Graeme Manson, Josh Friedman

Género: Ciencia Ficción, Acción, Thriller

Clasificación: +14

Plataforma: TNT, Netflix

Episodios: 20 episodios (2 temporadas)

Sinopsis: “Ambientada siete años después de que el planeta Tierra se haya convertido en un páramo helado, ‘Snowpiercer’ sigue a los restos de la humanidad, que habitan en un tren de grandes dimensiones en continuo movimiento. Clases sociales, justicia social y juegos políticos se dan dentro de lo que para la humanidad es su único hogar. Adaptación de la novela gráfica homónima.” (Filmaffinity)

Tuvo que pasar menos de un año para que la segunda temporada de «Snowpiercer», adaptación televisiva de la película del mismo nombre y la novela gráfica francesa “Le Transperceneige”, se estrenara en Netflix de forma semanal, y con sus últimos dos episodios presentados el pasado 29 de Marzo.

Después de una primera entrega centrada en la revolución de La Cola y la tensión que existía entre las clases sociales formadas en la «locomotora eterna», esta temporada tenía el desafío de mantener durante 10 episodios una historia sobre una revolución que, supuestamente, ya había triunfado. ¿Cuál será el destino de los personajes presentados en la primera temporada? ¿Cómo será la relación entre la derrotada Melanie Cavill y el nuevo líder Andre Layton? ¿Cuáles son los nuevos conflictos que ocurrirán en la locomotora eterna? Todas, o al menos la gran mayoría de esas preguntas, se irán resolviendo capítulo a capítulo.

Una de las grandes novedades que trae consigo la segunda temporada es la incorporación de Sean Bean en el papel del señor Wilford, el misterioso ingeniero multimillonario creador del Snowpiercer que, durante toda la primera temporada, fue parte importante del desarrollo de la historia al mantenerse como una figura unificadora -aunque ficticia- del tren, ayudando a Melanie Cavill (Jennifer Connelly) a mantener la paz en esta sociedad inestable. La aparición oficial del personaje en carne y hueso se dio de forma muy natural, aunque inesperada, representando un movimiento inteligente por parte de los creadores de la serie, que permitió darle un vuelco a la historia e iniciar la nueva temporada con un personaje fundamental.

La presentación oficial de este nuevo personaje sobresale y destaca como ningún otro lo había hecho. Bean logra entregarnos al villano ególatra, manipulador y sociópata que la serie realmente necesitaba para convertir el tren en un lugar de auténtico encierro y tensión, otorgando además un fuerte empuje a la narrativa. Desde un principio, y muy influenciado por su anhelo de poder, Wilford se encarga de instalar sus ideas y propagar el culto hacia su persona, poniendo en jaque el experimento revolucionario y democrático liderado por Andre Layton (Daveed Diggs); el símbolo de la «W» de Wilford comienza a transformarse en una pesadilla y, al mismo tiempo, en una imagen de poder con aires totalitarios. Con un tono muy mesiánico, el antagonista cuenta con una característica esencial presentada en la primera temporada, la omnipresencia, haciendo parecer que cada vagón es dominado por el. Incluso en los momentos en que no aparece en cámara, la presencia del personaje se siente de forma muy profunda y su fortaleza permite instalar nuevas dinámicas políticas dentro de la locomotora, dejando absolutamente de lado el conflicto interno de clases sociales y enfocándose en la lucha por el control absoluto del Snowpiercer.

Una de las principales críticas que se realizaron a la primera temporada fue el poco carisma del protagonista y líder de la revolución, Andre Leyton. Con la aparición del nuevo villano, el personaje de Diggs vive una transformación sorprendente, donde debe romper ciertos ideales y enfrentar las complejidades del poder; evidenciamos una leve mejora en la construcción de este caudillo, entregándonos una faceta distinta y un poco más desarrollada. Algo similar sucede con Melanie Cavill, la destronada líder de la locomotora, quien también vive una serie de cambios después de ser acusada por sus mentiras y manipulaciones, convirtiéndose en un apoyo para Leyton que además toma un rol fundamental para expandir el arco de este mundo post apocalíptico.

Cabe destacar que, otro de los puntos más altos de esta nueva etapa de la historia, al menos a nivel de personajes, es la redención de Ruth Wardell (Alison Wright), miembro del centro hospitalario del tren. Wardell experimenta una de las transformaciones más coherentes de la serie, pasando de ser una odiada líder del antiguo régimen y fanática acérrima de Wilford a una figura importante en la lucha por el poder, aliándose con los protagonistas en la búsqueda por recuperar el control del Snowpiercer.

A pesar de las evidentes mejoras en el desarrollo de personajes, hay muchos elementos de la serie que siguen representando errores importantes y entorpecen el desarrollo de la trama. Factores como la poca importancia del diseño del tren, la dimensión de los espacios y la nula explicación de los lugares de la locomotora en que la historia se desarrolla hacen que se pierda bastante verosimilitud en lo que tratan de mostrarnos. Por otro lado, hay ciertas líneas argumentales -con menor peso- que nunca logran despegar e influir en el desarrollo, como también hay algunas personalidades con poca profundidad o que simplemente desaparecieron. Uno de los ejemplos más claros de esto es el del hijo adoptivo de Andre Layton, Miles, totalmente borrado de esta temporada, ¿que habrá ocurrido con el futuro ingeniero?.

El descuido de estos detalles es lo que termina restándole peso al compromiso que los espectadores podrían establecer con la producción, aunque, por suerte, muchas cosas mejoraron y dejaron a un público expectante por llegar a la tercera temporada.

«Snowpiercer» es una serie sin grandes complejidades que demostró un crecimiento importante en su segunda temporada, y esto es gracias al espléndido villano personificado por Sean Bean. Pese a tener un ritmo dispar en ciertos momentos, la historia logra mantener una acción constante, ganando la atención del espectador con una lucha política atractiva, ampliando los conflictos internos de la locomotora y desarrollando de mejor forma a los personajes. Concluye una temporada mejor que su antecesora, aunque la gran interrogante es: ¿Lograrán mejorar la trama sin caer en sinsentidos narrativos o ideas repetitivas? Esperemos que el resultado sea satisfactorio y la serie no termine descarrilándose.

7/10

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s