Reviews Series

Review «Falcon y el Soldado del Invierno» (E05): Una Lenta Recta Final

Reparto: Anthony Mackie, Sebatian Stan, Daniel Brühl, Emily VanCamp, Wyatt Russell

Creador: Malcolm Spellman

Género: Superhéroes, Acción, Thriller

Clasificación: +14

Episodios: 6

Plataforma: Disney+

Sinopsis: “Seis meses después de los eventos de “Avengers: Endgame”, Sam Wilson/Falcon y Bucky Barnes/Soldado de Invierno, emprenden juntos una aventura alrededor del mundo que pone a prueba sus habilidades y su paciencia.” (Disney+)

«Falcon y el Soldado del Invierno» entró en su recta final, y con tan solo un capítulo por estrenar, muchos ya comienzan a prepararse para el gran desenlace que promete la segunda producción original de Marvel para Disney+. El capítulo de esta semana ha servido como una lenta pero efectiva transición, donde los personajes han terminado de definir sus intenciones, posicionándose lentamente en el tablero para disputar el juego final que definirá el destino del nuevo mundo.

Capítulo 5: «La Verdad»

El capítulo comienza exactamente donde lo dejamos la última vez. John Walker huye de la escena del crimen, siendo perseguido por Sam y Bucky, quienes buscan recuperar el escudo de una vez por todas, con motivos mucho más justificados. Una increíble secuencia de acción toma lugar en este inicio, con inteligentes movimientos por parte de los héroes, demostrando que los arquitectos de estas batallas saben aprovechar al máximo las posibilidades y variedad de poderes que posee cada personaje. Hay buenas combinaciones, ataques coordinados e incluso una leve referencia al momento en que Thanos se enfrenta a los Vengadores en Titán, con los protagonistas emulando el esfuerzo coordinado del equipo espacial por quitarle el guantelete al villano, solo que esta vez intentan despojar de su escudo a un desquiciado Walker.

Hay algo extrañamente satisfactorio en ver cómo el nuevo Capitán apalea, inicialmente, a aquellos que lo menospreciaron durante tanto tiempo. La frase: «solo quería que fuésemos un equipo» demuestra que este personaje solo busca realizar el bien y que todas sus acciones y atroces consecuencias son resultado de terceros subestimándolo.

La batalla acaba con sabor agridulce, y a pesar de que el dúo protagónico resulta victorioso, el momento se hace bastante corto. La acción escasea un poco en este capítulo, y saber que queda tan solo uno para dar por finalizada esta increíble serie, nos deja con gusto a poco en términos de acción y batallas espectaculares, o por lo menos esa es la sensación hasta el momento. Los resultados: Walker con un brazo roto y perdiendo el escudo, Wilson con sus alas destruidas y Bucky, pues es quien mejor parado sale en todo este asunto, pero su rencor hacia su compañero por haber dejado que todo esto pasara lo lleva a distanciarse por algunos momentos, mientras parte en busca de Zemo.

Tras la batalla, Sam se reúne con Joaquín Torres, el joven soldado que conocimos en los primeros capítulos, a quien le regala sus alas rotas si es que logra repararlas. Este es un pequeño adelanto a la conversión de Torres en el nuevo Falcon. Siguiendo con la línea de los cómics, este nuevo personaje podría asumir el rol de Falcon una vez que Wilson decida levantarse como el nuevo Capitán América, asunto que aún está debatiendo y que darán pie a varios dilemas y discusiones a lo largo del episodio. Si queremos una conversión más fidedigna a la versión de las historietas, solo tendríamos que esperar a que Power Broker lo secuestre y lo use como sujeto de pruebas en el último capítulo, pero parece improbable.

Como primer paso para decidir el futuro del escudo, Sam visita a Isaiah Bradley, el supersoldado negro que conocimos en el segundo capítulo. Bradley tiene una intensa conversación con Sam, que nos brinda nuevas perspectivas respecto a su posición como el sucesor de Steve Rogers. «El mundo no está listo para un Capitán América negro y cualquier hombre negro que se respete no tomaría el cargo», dice Isaiah tras contarnos un poco más a fondo su historia. Al igual que en los cómics «Truth: Red, White and Black», en el que también se basa el nombre de este episodio, Bradley fue víctima de experimentos con el suero del supersoldado, bajo la excusa de ser sujeto de pruebas para testear la cura del tétanos. Junto a un gran número de soldados de su raza, fue engañado, inyectado y enviado a la batalla, donde muchos cayeron al no soportar las propiedades del suero. Una vez acabada la guerra, la pesadilla no terminó, el hombre tras la leyenda del «Capitán América Negro» fue encerrado y puesto como sujeto de nuevas pruebas para determinar por qué su cuerpo se adaptó tan bien a las pruebas, manteniendo su existencia, heroico actuar y servicio a la nación como un secreto, alejándolo de su familia hasta 30 años después. La única diferencia notable que podemos encontrar entre ambas versiones de esta cruda pero realista historia, es que la esposa de Bradley pudo esperarlo hasta su retorno en los cómics, mientras que aquí falleció a su espera, volviendo su historia aún más decadente.

En este, uno de los momentos de mayor carga social que se ha visto en el UCM hasta el momento, se menciona también a la unidad 332 de los Red Tails del ejército, también conocida como los «Tuskegee Airmen». Dicho grupo, compuesto en su mayoría de soldados negros provenientes tanto de Estados Unidos como de otra naciones como Haití o Republica Dominicana, fue creado por el presidente Roosevelt para combatir el racismo en Norteamérica, con la idea de hacer ver que estos hombres eran tan heroicos y dignos de ser aplaudidos como el resto de la milicia. Tal como menciona Isaiah, y a pesar de haber sido uno de los mejores grupos de combate en la Segunda Guerra Mundial, al volver a casa fueron repudiados por los grupos supremacistas blancos, desprestigiando y echando a la basura todo el trabajo que realizaron para la nación solo por cuestiones raciales. Recordemos que en Tuskegee también se llevaron a cabo los terribles experimentos que inspiraron la creación de Isaiah Bradley en los cómics, de los que hablamos en nuestro anterior análisis.

Todos estos datos aportan un debate moral dentro de Sam, quien desea con toda su alma ser un digno sucesor para el Capitán (sueño que había abandonado hasta ver a John Walker destruyendo el legado). La nación ha faltado el respeto y denigrado a su pueblo por años, ¿Cómo pararse frente al mundo como el nuevo Capitán América con todos estos antecedentes?.

Por su parte, Bucky se encuentra con Zemo en las ruinas de Sokovia. El barón visita el monumento a los caídos en el ataque de Ultrón, momento en que perdió a su familia y su nación. En el memorial, ambos tienen una estimulante charla que demuestra una vez más la increíble construcción de personaje que ha tenido este carismático villano. Zemo ya ha cumplido su misión al destruir los sueros y, resignado pero satisfecho, se apronta para ser condenado por sus acciones en «Civil War», diciendo a Bucky que se encuentra listo para pagar y que no le guarda rencor por nada de lo ocurrido en los últimos meses, así como también parece reconciliarse, hasta cierto punto, con quien alguna vez fue su víctima. Bucky comprende el punto de Zemo, creando una relación bastante particular entre ambos personajes, quienes han sido muy destructivos el uno con el otro, pero que a la vez guardan cierto honor y comparten aprecian los mismo valores bajo miradas distintas.

En este momento, las Dora Milaje llegan a arrestar a Zemo, informando que será llevado a «La Balsa», aquella prisión submarina en que los Vengadores del «Team Cap» fueron encerrados tras la batalla del aeropuerto en «Civil War». Es hasta poético el hecho de que Zemo, uno de las piezas clave para gatillar la Civil War, haya sido enviado a pasar el resto de sus días en aquella prisión. Hay un dato importante respecto a «La Balsa» que deberían recordar para más adelante, y es que la prisión es dirigida por el general Ross, aquél personaje que causó la conversión de Banner en Hulk e impulsó los Acuerdos de Sokovia en la cinta.

Antes de marcharse con el prisionero, Ayo recomienda a Bucky no acercarse a Wakanda por un tiempo. Seguramente, el haberse aliado con el asesino del rey no sea muy bien visto por las autoridades de la nación que le ayudó a renacer y reintegrarse al mundo. Aún así, el ex-sargento Barnes pide un último favor a la guardia wakandiana…

En un momento tan tenso, a pasos del gran final, la serie se da un descanso para mostrarnos a sus héroes en un ambiente más relajado y distendido. Sam Wilson vuelve a casa, ayudando a su hermana a reconstruir el barco de sus padres para venderlo y lograr salir de los apuros económicos que han afectado a la familia desde el Blip. Bucky llega a ayudar en este punto, trayendo consigo una caja desde Wakanda, demostrando que aquél favor era para ayudar a Sam en la batalla contra los Flag-Smashers. Lamentablemente, aún no vemos qué hay en esa caja, pues justo antes de ser abierta, el capítulo acaba, pero creemos que podría tratarse de un nuevo traje para Sam, con terminaciones de vibranio, alas más resistentes y, seguramente, con un diseño similar al de su contraparte en los cómics cuando asume como el siguiente Capitán América.

Durante el largo tiempo que pasamos en casa de Sam (fácilmente la mitad del episodio), podemos ver cómo se van relajando las tensiones en el dúo protagónico: Bucky ha logrado comprender el dilema de Sam al recibir el escudo. En ese momento, Barnes revela haber discutido con Steve antes de su viaje en el tiempo, sabiendo de antemano que no regresaría, claro que ninguno de los dos sospechó jamás los problemas que podía traer para Sam ser portador del escudo, siendo las cuestiones raciales algo que nunca consideraron.

Esta parte del episodio se hace bastante lenta. Siempre es bueno tener un buen desarrollo de personajes para comprender a fondo y conocer diferentes perspectivas de un mismo conflicto, pero la excusa para que ambos pasen tiempo en casa discutiendo sobre cómo proceder y sobre cómo sobrellevan sus vidas comunes es algo floja. No es suficientemente atractivo ver cómo se restaura el barco de los Wilson si nunca habíamos oído hablar de ellos antes de la serie; los Wilson no influyeron de manera trascendental en los acontecimientos o decisiones que ha tomado Sam a lo largo de su carrera como Vengador. Es más, ni siquiera sirve mucho para dar sustancia al conflicto del protagonista en esta serie. Sus dilemas, sus cuestionamientos y sus debates morales se dan cuando interactúa con cualquier otro personaje antes que con su propia familia, haciendo que estas cansinas interacciones desvíen tanto la atención como las ganas de ver la serie para un público que está más habituado a las explosiones y las grandes batallas.

Paradójicamente, la estadía en la casa de los Wilson sí sirve para explorar nuevas facetas en Bucky, quien ha estado tanto tiempo en el campo de batalla e intentando borrar de su mente los recuerdos de Hydra, que había olvidado lo que era, aunque sea por unos minutos, lo que es una vida cotidiana y familiar. El momento en que despierta y regaña con una sonrisa a los sobrinos de Sam es bastante conmovedor y efectivo a la hora de mostrarnos la evolución que está teniendo este personaje. Es cómico e incluso tierno ver su faceta de galán al intercambiar miradas con la hermana de Sam, desencadenando divertidos momentos de celos por parte del hermano.

Paralelo a estos acontecimientos llega el momento en que John Walker debe enfrentarse a la justicia por sus crímenes. El nuevo Capitán América no ha durado mucho tiempo, y los mismos miembros del gobierno que han pisoteado la decisión de Sam al darle el escudo a Walker, son quienes pisotean a su candidato tras el error cometido en Latvia. En sentencia, Walker es relegado de sus funciones en el ejército, sin oportunidad de optar a beneficios monetarios por su retiro forzado. Una escena en Wyatt Russell demuestra, nuevamente, sus capacidades actorales y el por qué este personaje podría ser considerado el mejor de toda la serie.

El soldado está disgustado: su compañero fue asesinado frente a sus ojos y tomó justicia con sus manos, sabiendo que su modus operandi no fue el correcto, pero no considera justo el haber sido juzgado tan rápidamente y de manera tan inclemente por autoridades que le han ordenado realizar actos peores en nombre de la nación. «El mundo entero está mirando», ese fue el nombre del capítulo anterior, y puede reflejar muy bien el por qué ha sido tratado de este modo. Tal vez no se encontraría en la misma situación si es que el gobierno estadounidense no estuviese siendo cuestionado por el actuar de su marioneta; si el asesinato no hubiese ocurrido ante el público, otro gallo cantaría, y es que al gobierno no le importa el crimen en sí, sino el cómo los deja ante el resto del mundo, algo que también puede ser aplicado en Isaiah Bradley.

El nuevo super-soldado ha sido subestimado por los héroes con los que intentó colaborar e incluso fue cuestionado por intentar llenar un legado que sabía jamás podría alcanzar, pero que se esforzó por respetar. Walker es un héroe de guerra que aún enfrenta traumas y que ha terminado de colapsar al ver a su mejor amigo asesinado y el mundo entero repudiándolo.

En este momento tenemos la intromisión del super anticipado cameo. Los creadores de la serie habían prometido la aparición de un importante e impactante personaje en este episodio, a quien querían ver incluso compartiendo pantalla con el mismísimo Thor. Ya conocemos a los fans. La aparición de la isla Mandripoor en la serie hizo creer a muchos que este personaje especial sería Wolverine, otros creyeron que con nuevos sueros de super-soldado en juego, veríamos la aparición de Red Hulk (el general Ross). Pero, finalmente, resultó ser un personaje nuevo que, a los menos conocedores, no les hizo mucho ruido: La condesa Valentina Allegra de Fontaine.

Este nuevo personaje llega a ofrecer una alianza al derrotado John Walker, a quien quiere reclutar para un proyecto secreto. No brinda mucha información sobre su procedencia, intenciones o afiliaciones que impulsen este nuevo giro de los acontecimientos, pero podemos intentar descubrirlos.

Originalmente, la Condesa haría su debut en el UCM dentro de la película «Black Widow», que estrenaría en Mayo de 2020, a meses del estreno de «Falcon y el Soldado del Invierno». Lamentablemente la pandemia reconfiguró todo este calendario y «Black Widow» aún espera su estreno. Es posible que, de haber visto antes dicha película, este cameo hubiese sido más emocionante, que el público se sorprendiera al ver cómo se entrelazaban las nuevas historias de la Fase 4. Pero, para entender más a fondo a esta nueva figura y lo que podría estar persiguiendo con estas apariciones, tenemos que remontarnos un poco a su historia en los cómics.

Valentina de Fontaine era una mujer europea que comenzó a trabajar como agente de SHIELD. Su gran habilidad para el combate llamó rápidamente la atención del director Nick Fury, con quien se volvió tan cercana que acabaron teniendo un tóxico amorío. Durante los eventos del cómic «Secret Invasion», en que los skrull se infiltran entre los diversos grupos de héroes y espías del universo Marvel, la condesa jugó un rol preponderante para la infiltración de estos alienígenas en la agencia, debido a su cercanía con el director. Un vez acabado dicho arco, descubrimos que esta agente aún tenía algunos trucos bajo la manga, resultando ser una doble agente que trabajaba como infiltrada en SHIELD para enviar datos a la organización de espionaje soviética, Leviatán.

La serie «Agent Carter» presentó a Leviatán durante su primera temporada, demostrando que dicha organización trabajaba en conjunto con la Red Room, el grupo que entrenó y vio nacer a Black Widow. Con todos estos antecedentes sobre la mesa, podemos teorizar que la aparición de la condesa en la película (si es que todavía planea aparecer en ella), podría tener relación con la Red Room y el villano que la controla, Taskmaster.

¿Y qué tiene que ver todo esto con «Falcon y el Soldado del Invierno»? Bueno, es solo una teoría y parece que nos estamos dando muchas volteretas mentales para sacarla adelante pero… Taskmaster es un reconocido miembro de los Thunderbolts (el grupo del que hablamos en nuestro análisis anterior), al igual que Zemo y el general Ross (personajes que ahora podrían reunirse en «La Balsa»). Puede ser que la Condesa esté buscando formar a los Thunderbolts, y su aparición en este capítulo sea para unir a John Walker al proyecto, puesto que, al igual que los otros miembros del equipo, son antagonistas que buscan redención ante el ojo público.

Y hablando de Thunderbolts, otro miembro notable del equipo, que se asoma nuevamente en la serie, es Batroc. El mercenario que vimos al inicio del primer episodio vuelve a la acción bajo una inesperada contratación.

En Mandripoor, Sharon Carter realiza una llamada a Batroc para ofrecerle un trabajo. Desconocíamos las intenciones de este cuestionable negocio hasta que vimos al mercenario acercarse a los Flag-Smashers, entregándoles un arsenal para llevar a cabo un golpe contra el Consejo de Repatriación Global que, en ese momento, estaba votando una enmienda para reubicar a millones de refugiados tras el Blip.

Uno podría pensar que Sharon Carter no va por el buen camino ayudando a este grupo extremista, pero, ciertamente, esto derriba las teorías de que sea el Power Broker. El creador de los nuevos sueros pretende asesinar a sangre a los Flag-Smashers por el robo de sus creaciones, por lo que extenderles una mano para realizar uno de sus golpes sería absurdo y contradictorio. Mientras que, considerando la situación actual de Sharon, es factible que apoye la insurrección que busca derribar las fronteras tras ser exiliada por ayudar al Team Cap. Parece evidente que la agente ha decidido abandonar los pasos de su tía, pero bajo una excusa lógica y entendible: haber sido relegada a una isla de criminales solo por hacer lo que consideraba correcto y sin recibir gratitud por parte de que fueron beneficiados por sus acciones le da motivos más que razonables para lidiar y asociarse con estos indeseables personajes.

El capítulo finaliza con el ataque a la CGR y una escena mid-credits de John Walker fabricando su propio escudo, demostrando que no está dispuesto a abandonar el puesto que se le dio y que decidió tomar justicia por su propia mano y métodos, siendo este el posible nacimiento de su más conocida identidad en los cómics: U.S Agent.

Los Flag-Smashers están a punto de tomar el control y Sam Wilson se apronta a tomar una importante decisión. Es probable que al descubrir la ubicación de Karli, Power Broker decida ir tras su cabeza y que John Walker aproveche la crisis para hacer su debut como U.S Agent. Cada parte del conflicto toma su puesto en el campo de batalla y solo queda un capítulo para ver cómo acaba este complejo rompecabezas, donde cada grupo persigue agendas distintas pero con un mismo fin: definir cómo se repartirá el nuevo orden mundial.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s