Películas Rewinds

Rewind «Lingua Franca»: El Contraste De Las Lenguas Vernáculas

Reparto: Isabel Sandoval, Eamon Farren, Lynn Cohen

Director: Isabel Sandoval

Género: Drama

Año: 2019

Clasificación: +16

Duración: 1h 29m

Sinopsis: «Olivia, una mujer trans indocumentada de Filipinas, trabaja como cuidadora de Olga, una mujer anciana de Rusia en Brighton Beach, Brooklyn. Cuando Olivia se queda sin opciones de obtener un estatus de inmigrante legal en Estados Unidos, se involucra románticamente con Alex, el nieto adulto de Olga, en busca de una visa matrimonial.» (IMDb)

En una entrevista para Criterion, Isabel Sandoval reveló que durante el rodaje de su primera película, “Señorita” (2011), en la cual se desempeñó como directora, escritora y actriz, pudo explorar su identidad como mujer trans. En la piel de su protagonista, Sandoval esclareció sus dudas y, una vez terminada su segunda producción, comenzó su transición. Bajo el lente del realismo social, la directora continuó su exploración de las diferentes dimensiones que existen en la vida de las mujeres trans filipinas y “Lingua Franca” expande este universo.

Este filme nos deja entrar en la historia de Olivia, una mujer trans de Filipinas que trabaja como cuidadora de Olga, una anciana rusa con demencia senil de un barrio de Nueva York. Alex, el nieto descarriado que vuelve a la ciudad, llega a vivir a la casa donde la protagonista trabaja y establece un vínculo con ella. Preocupada por su estado como una inmigrante ilegal, Olivia se encuentra en la búsqueda de un hombre a quien le pueda pagar para casarse con ella y así obtener residencia en Estados Unidos, mientras soporta la ansiedad de vivir como una mujer trans inmigrante bajo el mandato de Donald Trump.

La violencia cometida por la policía de deportación solamente se escucha a través del audio de una noticia que ve Olivia, pero está presente en cada momento como una neblina que empuja a la protagonista hacia el suelo. Sandoval personifica de una manera que es, simultáneamente, sutil y evidente el desgaste emocional que le genera la tensión a la que se encuentra sometida. Ella siempre está alerta y los únicos momentos de relajo que tiene son cuando toma autonomía de su propio cuerpo a través de su sexualidad. Iluminada tenuemente, no está la presión de un inminente exilio, sólo el placer propio y la exploración del otro. Lejos de su dormitorio, la amenaza de su posible deportación nunca se va: la acompaña cuando camina en la calle, la escucha en las distantes sirenas y ve furgones negros pasar.

El peligro no se presenta solamente con el control migratorio. Los espacios dominados por hombres heterosexuales y cisgénero también se traslucen como inseguros cuando escucha los comentarios transfóbicos de los amigos de Alex. Ella los escucha en silencio y se retrae a su habitación. La cámara contrapone a Olivia y Alex; mientras la primera tiene que retirarse del comedor cerrando la puerta para alejarse de esa situación, la libertad de los espacios y de vivir sin ser afectados por estas palabras se mantienen para él. 

Las distintas experiencias de Alex y Olivia son constantemente contrastadas dentro del filme. Alex, un hombre blanco cisgénero y heterosexual quien puede permitirse caer en el respaldo de su familia cuando sus irresponsabilidades definen el valor de su palabra. Él camina sin temores por la calle, tiene segundas oportunidades cuando quizá no se las merecía y puede soñar bajo el alero de las luces de neón que iluminan sus fantasías. Olivia, por otro lado, escucha impasiblemente sus ilusiones y disfraza con una vaga respuesta, la certeza de no poder darse el lujo de considerar una realidad alterna.

El título del largometraje habla sobre una lengua que sirve como puente cuando la vernácula no es suficiente; el inglés y el contexto estadounidense bajo el mandato de Trump sería la unión que conecta a estas personas foráneas. Para los hombres blancos, poco ha cambiado y amenazado su humanidad, mientras que para personas como Olivia, trans e inmigrantes, el peligro los acompaña simplemente debido a su naturaleza. Tienen que convivir con la tensión y la amenaza que prueba su resiliencia emocional ante tanto estrés e incertidumbre. 

Un gentil relato sobre la multiplicidad de las identidades y las experiencias dictaminadas por un cableado sistemático que elige dejar a personas al margen del privilegio de la tranquilidad, inundándolos con temor por el despojo de su autonomía. Isabel Sandoval nos muestra una historia que pocas veces es representada en las pantallas y demuestra las increíbles posibilidades que pueden haber si tan solo se ampliase el espacio narrativo. 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s