Adaptaciones Películas Reviews

Review “La apariencia de las cosas”: Aparenta ser un thriller transgresor, pero deja mucho que desear

Reparto: Amanda Seyfried, James Norton, Karen Allen, F. Murray Abraham, Natalia Dyer, Rhea Seehorn, Alex Neustaedter, Jack Gore, Olivia Boreham-Wing, Kelcy Griffin, Emily Dorsch, Cotter Smith, Ana Sophia Heger

Dirección: Shari Springer Berman, Robert Pulcini

Género: Drama, Thriller

Clasificación: +16

Duración: 119 minutos

Sinopsis: «Una pareja de Manhattan se muda a una aldea histórica en el valle del Hudson y acaba descubriendo que su matrimonio oculta una siniestra oscuridad que rivaliza con la historia de su nuevo hogar». (Filmaffinity)

El pasado mes de abril, Netflix estrenó la adaptación del best-seller americano de 2016, “All Things Cease to Appear”, escrito por Elizabeth Brundage. El guion y la dirección de la cinta estuvieron a cargo de la pareja de cineastas Shari Springer Berman y Robert Pulcini, quienes ya cuentan con trabajos reconocidos, como su ópera prima, “American Splendor”, que fue nominada a los premios de la academia por mejor guion adaptado. Sin duda hay gran talento detrás de su última obra, pero el resultado final tiene varios altos y bajos.

Ambientada en la década de los ochenta, Amanda Syfred protagoniza este thriller donde encarna a Catherine Claire, una mujer en un matrimonio complicado, que se muda con su esposo, George Claire (James Norton), e hija a una casa de campo en Hudson, Nueva York. Enseguida extrañas ocurrencias típicas de una casa embrujada comienzan a suceder en el nuevo hogar de la familia Claire, que llevan al personaje de Seyfried a investigar sobre su pasado. Al descubrir que las otras dos familias que habitaron allí antes que ella atravesaron un desenlace mortal, comienza a percibir que las presencias en su casa no buscan perjudicar, incluso puede que estén intentando advertir sobre un peligro inminente que la está acechando y amenaza con darle el mismo final que a las anteriores residentes de su hogar.

El cast principal cuenta con nombres como F. Murray Abrhams y Rhae Sheroon, encarnando a miembros de la facultad que integra al recién llegado, George Claire; junto a Natalia Dryer y Alex Neustaedter, que cumplen con unas buenas interpretaciones a pesar del poco tiempo en pantalla, aunque al igual que los más jóvenes Jack Gore y Anna Sphia Heger, no causan un gran impacto y parecen existir en favor de la historia más que como individuos cuya incidencia es necesaria. El matrimonio de Catherine y George Claire, los protagónicos, son interpretados por Seyfried y Norton respectivamente, quienes también entregan sólidas interpretaciones de una mujer disminuida que comienza a tomar agencia sobre su vida y un hombre sin vergüenza y cobarde que no posee tolerancia a la frustración. En general todas las actuaciones son consistentes, y demuestran un extenso trabajo de dirección que aprovecha los talentos en pantalla. 

La atmósfera de misterio y horror se logra gracias a un gran trabajo de dirección y fotografía, pero pareciera que estos elementos sólo coexisten en forma paralela. El factor supernatural y el drama de la pareja principal no logran encajar naturalmente, y a ratos se siente como si hubiera dos historias que no logran unirse en una narrativa única. La primera parte cumple casi al pie de la letra con el género paranormal, cosa que puede resultar tediosa, pero poco a poco comienza a generar un buen ritmo y anticipación para el giro que ocurre en la otra mitad. Es aquí cuando lo sobrenatural comienza a jugar a favor de la vida personal de los protagonistas, pero debido a ciertas decisiones radicales que contrastan con el tempo alcanzado en la primera mitad, la cinta termina decepcionando en su desenlace. El uso pictórico de las obras de Hudson River School para retratar las dimensiones entre el cielo y el infierno lleva a visuales interesantes, que hacen una creativa transición de pintura a realidad, y viceversa; uno de los muchos simbolismos con los que cuenta la película.

El guion peca a ratos de ser demasiado explícito, contar con clichés innecesarios y plantear puntos inconclusos que distraen de la trama principal, sin embargo, hay una historia bien construida que logra crear sutilmente suspenso e intriga, y que en ocasiones tiene gran manejo de momentum. Para quienes hayan leído el libro, se encontrarán con la sorpresa de que la adaptación no cuenta con el mismo final, y quizás esta divergencia es lo que causó que la película no logre conectar todos los puntos finales. 

Hay un desbalance de elementos que termina perjudicando a esta historia, que contaba con el potencial de ser un excelente thriller paranormal; aunque, si bien la película a ratos puede ser engorrosa, posee varios logros que hacen que valga la pena revisarla. Contando con excelentes actuaciones, locaciones bellísimas, un tono siniestro y un argumento que promete más de lo que entrega, “La apariencia de las cosas” se vuelve una paradoja de su propio nombre: aparenta ser un largometraje prometedor y revolucionario, pero lamentablemente acaba en un lugar común, e incluso confuso.

6/10

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s