Música

Review “Evil Spirits”: The Damned y su mirada hacia el mañana

Artista: The Damned

Género: Punk rock, Rock gótico, Rock Psicodélico, Rock Clásico.

Canciones: 10

Duración: 43m 08s

Sello: Search and Destroy, Spinefarm Records

Año: 2018

Portada del álbum «Evil Spirits»

The Damned, la banda pionera del punk británico, rompe patrones nuevamente en «Evil Spirits», su undécimo y más reciente álbum de larga duración, editado en abril de 2018. No es de extrañar que esta agrupación haga música sin seguir reglas ya que, en sus más de 40 años de carrera, siempre han estado a la vanguardia; desde que, sin planearlo, se convirtieron en el primer grupo de la denominada «ola del punk inglés» en lanzar un single: «New Rose» (octubre de 1976); editar un álbum,»Damned Damned Damned» (febrero de 1977), y en hacer un tour por Estados Unidos. También, al haber sido la primera banda de la escena en separarse y volver a reunirse (todo en menos de un año), o en experimentar con otros géneros como el rock progresivo, el gótico o el garage; al mismo tiempo que continuaban creando material nuevo de manera constante, mientras que muchos de sus contemporáneos iban quedando en el camino.

Formados en la ciudad de Londres, en 1976, por el guitarrista Brian James, el baterista Rat Scabies, el también guitarrista, Captain Sensible (que estuvo tras el bajo en los dos primeros LP de la banda), y el vampírico Dave Vanian en la voz, The Damned marcó una diferencia en la escena musical inglesa de fines de los 70’s mediante su rechazo a seguir las convenciones del punk y por el eclecticismo en sus composiciones, que siempre se han enriquecido con la maestría y habilidades de sus integrantes. Su obra ha inspirado a un sinnúmero de artistas desde Misfits, Green Day, The Offspring, Ghost o Guns N’ Roses, hasta Queens Of The Stone Age, Depeche Mode, y Nirvana, entre otros. Actualmente, es una de las pocas agrupaciones de aquellos años que sigue vigente y llena de motivación, lo que queda demostrado en «Evil Spirits». A pesar de sus múltiples cambios de alineación, desavenencias, fusión de estilos y breves hiatos, que han experimentado a través de los años, la calidad e influencia de su sonido se mantienen intactos.

The Damned con su formación original. De izquierda a derecha: Captain Sensible, Dave Vanian, Rat Scabies y Brian James.

Pero, aunque su talento innegable les ha hecho ganar el respeto de los melómanos, su trayectoria también ha estado marcada por una lucha continua con el caprichoso éxito comercial y el esquivo reconocimiento del mainstream que, con la intermitente y mediocre atención que les ha prestado, los ha situado muchas veces en la categoría de «banda de culto». Han tenido un tratamiento mediático muy diferente a lo que se ha hecho con otros grupos de la era que cuentan con carreras menos desarrolladas. Esta «mala suerte», si bien ha servido para mantenerlos musicalmente inquietos y creativos, también ha generado una leyenda urbana a su alrededor acerca de una supuesta «maldición» que les pesa; algo así como una nube negra que a veces interfiere en su desarrollo y que, incluso, ocasiona accidentes o problemas de salud a sus ex colaboradores. Por su puesto que esto es solo un mito, pero, de todas maneras, The Damned parece encontrarse, inevitablemente, con una que otra dificultad cada cierto tiempo.

Un ejemplo de esto ocurrió en septiembre de 2017 cuando, a solo dos meses de comenzar a grabar «Evil Spirits», se enfrentaron con un nuevo inconveniente: el bajista Stu West anunció abruptamente su salida de la banda, luego de 13 años como integrante. Con un músico menos y plazos que cumplir, necesitaban con urgencia a alguien con las habilidades correctas; es por esto que recurrieron a Paul Gray quién, según Captain Sensible, es el mejor bajista que han tenido. Para los fans, su regreso es más que bienvenido, ya que el particular estilo y volumen con el que Gray puede llenar los espacios entre la batería y la guitarra es único. También, porque participó en dos discos claves del grupo: «The Black Album» (1980) y «Strawberries» (1982). Por lo tanto, el hecho de que nuevamente sea parte de la banda deja un sabor a reunión, al mismo tiempo que, con su aporte musical al sonido de «Evil Spirits», evoca la oscura y psicodélica vibra de aquellos álbumes.

The Damned durante «The Black Album tour» (1980) Captain Sensible, Dave Vanian, Paul Gray.

Los seguidores de The Damned se caracterizan tanto por su fidelidad como por su cercanía y afecto hacia la agrupación, lo que se vio reflejado en la creación de «Evil Spirits», ya que su realización fue posible gracias al aporte de los fans mediante una campaña de crowdfunding vía PledgeMusic; una situación que sigue el ethos de «hágalo usted mismo», lo que en sí resulta verdaderamente punk. De esta manera pudieron contar con los servicios del celebrado productor Tony Visconti, colaborador frecuente de varios ídolos de la banda como Bowie, Iggy Pop o incluso Marc Bolan (T-Rex), otro referente en sus influencias, con quien tuvieron la oportunidad de hacer gira a fines de los 70s; así, la grabación del disco se llevó a cabo durante 9 intensos días en el estudio de Visconti, ubicado en el barrio neoyorkino de Brooklyn.

Dave Vanian ha indicado en varias entrevistas que eligieron a Tony Visconti como productor porque les gustó mucho «Blackstar» de Bowie y, si bien el estilo de The Damned en este álbum es diferente a aquel trabajo, las habilidades del desarrollador musical le dan un toque sofisticado a su sonido. Esto se puede apreciar tanto en la dosificada limpieza presente en las mezclas de cada tema, como en la construcción de capas y amplias atmósferas que ayudan a expandir las composiciones, logrando generar un ambiente cinematográfico a ratos; su labor también se escucha en los ocasionales arreglos de bronces, pianos o teclados, junto a la especial atención que reciben los instrumentos principales y la voz. En general, es un álbum que suena lleno y potente, con un toque de refinamiento, destacando la labor de cada uno de los integrantes .

Captain Sensible también ha hecho múltiples declaraciones explicando que los productores modernos normalmente «maximizan y perfeccionan todo hasta que no queda rock and roll» y que, para él, Visconti es «especialista en lograr una producción que refleja la belleza del trabajo de la vieja escuela», lo que resulta ideal para el grupo porque, en este caso, su intención era hacer un disco «a la antigua, con perillas y válvulas», grabando de forma análoga, «sin ningún tipo de computadora a la vista». Esas ideas están perfectamente ilustradas en el nuevo material, ya que lo orgánico de su sonido converge con el aire atemporal de las composiciones, permitiendo que la música se mantenga «fresca», pero completamente fiel al particular estilo de la agrupación.

The Damned en el video «Look Left» (Evil Spirits, 2018) Captain Sensible, Dave Vanian, Paul Gray.

La capacidad que tiene The Damned para incorporar variados géneros a su música se mantiene en este reciente trabajo, ya que sus melodías transportan a la psicodelia y el glam de los años 60s con un toque de garage rock y oscuridad, pero en un ánimo futurista que resulta en una especie de «steampunk» vibrante e indefinible. «Evil Spirits» contiene canciones para cada fan de la banda, comenzando con el punk-rock espacial del primer single, «Standing On The Edge Of Tomorrow», que abre el disco invitándonos a reflexionar sobre el futuro de la humanidad y estableciendo el aire distópico que encontraremos durante todo el material. Le sigue el rebelde festín rockanrolero de «Devil In Disguise», donde la batería y las poderosas cuerdas toman un rol protagónico, mientras que el comandante gruñido en la voz de Vanian se mantiene hasta el final. «We’re So Nice» nos lleva directo a los 60s con las alucinógenas cuerdas de la guitarra en el centro de todo, las que, paulatinamente, van siendo rodeadas por ruidos de muchedumbre, aplausos que siguen el ritmo y armonías vocales, al mismo tiempo que cada verso termina con uno de los coros más pegadizos del álbum .

«Look Left» es el segundo sencillo promocional de esta producción y, sin duda, el tema más «vintage» de todo el trabajo; algo así como una balada «crooner» a lo Sinatra, pero con elementos progresivos, espaciosas melodías de guitarra, más un potente bajo. Su mensaje habla de la desinformación, la censura y la influencia de los sectores políticos, junto a la «realidad virtual» de la era de internet. En esta canción cabe destacar el desempeño de Paul Gray como bajista; el piano y solo de teclado de Monty Oxymoron, además de la interpretación de Dave Vanian que demuestra, sin esfuerzo, cómo su calidad vocal es incluso mejor ahora que hace 30 años.

«Evil Spirits», el track que da nombre al álbum, es un carnaval lisérgico que perfectamente podría existir en Woodstock de 1969 (o de 2069), con su teclado inquieto, solos de guitarra, extravagantes atmósferas y tambores sincopados; un corte en donde Captain Sensible se establece una vez más como el mejor guitarrista dentro del punk de su generación.

Dave Vanian en el video «Standing On The Edge Of Tomorrow» (Evil Spirits, 2018)

La segunda mitad del álbum comienza con «Shadow Evocation», uno de los puntos más altos del viaje. Su atmósfera siniestra, junto a percusiones sinfónicas y un sintetizador afilado que envuelve la pieza, nos transporta de inmediato a un escenario inquietante y sombrío. La batería frenética de Andy Pinch se apoya en el pesado bajo de Paul Gray y en los prolongados acordes de Captain Sensible, dándole un toque «post punk» a la canción. A ellos se suma un dinámico piano a cargo de Monty Oxymoron y los épicos arreglos de coros de Tony Visconti, elementos que a ratos evocan un poco a «Blackstar», a la vez que hacen recordar momentos del «Black Album» de la banda. Todo esto es sostenido por la particular voz de Dave Vanian, quien nos lleva a una realidad alterna donde lo gótico existe en el espacio exterior fusionado con el jazz.

«Sonar Deceit» es otra sólida composición plagada de riffs pegajosos, reminiscentes del protopunk de Iggy Pop y el rock de antaño, acompañándose de lúdicos arreglos de bronces que aparecen hacia la mitad del tema, junto a una atmosfera steampunk producida por el sonido de un radar submarino. «Procrastination» sigue la misma línea animada que el track anterior, pero dando protagonismo a los teclados retro de Oxymoron y los sucios acordes del Capitán. La introducción de «Daily Liar» contiene trompetas que recuerdan a The Beatles, que dan paso a una melodía con la que es prácticamente imposible quedarse quieto; el punk más clásico de la banda brilla con euforia total a través de la velocidad de la batería y el poder de las cuerdas, más una vibra casi rockabilly que combina perfectamente con la entusiasta interpretación de Vanian, quien adopta una actitud al más estilo del rock & roll de los años 50. Su mensaje acerca de la poca credibilidad de los medios de comunicación es entregado con cierta ironía, propia del humor británico.

Por último, «I Don’t Care» cierra el álbum con teatral oscuridad, comenzando como una balada de piano que acompaña el profundo registro barítono de Dave Vanian quien, con su interpretación en este punto del viaje, pareciera haber alcanzado completamente su transformación en vampiro. La pausada melodía de pronto se convierte en una explosión de enérgico punk gótico, donde el drama de las percusiones y de las fantasmales voces de fondo le dan un ambiente cinematográfico. A este escenario se le unen sonidos de trompetas que lentamente toman el control de la canción para darle un final de jazz-cabaret futurista.

The Damned en «Standing On The Edge Of Tomorrow» (Evil Spirits, 2018) Andy Pinch, Monty Oxymoron, Dave Vanian, Paul Gray y Captain Sensible.

Algunos meses antes del lanzamiento del álbum, la banda se embarcó en una gira promocional, donde dejaron en claro que sus shows en vivo están dentro de los mejores que existen actualmente; tanto por la alta calidad de sus músicos como por la poderosa energía presente en sus actuaciones. No existen presentaciones mediocres con The Damned ya que, sin importar el tamaño del lugar o de la audiencia, lo dan todo en el escenario como si estuvieran en el más enorme de los estadios.

La edición de «Evil Spirits» terminó con una larga espera, que mantuvo expectantes a sus seguidores por más material, desde que «So, Who Is Paranoid?», su trabajo anterior, salió al mercado en 2008; pero la demora en la creación de nuevas composiciones no significó una pausa en la actividad de la agrupación ya que, además de tocar en directo constantemente durante la última década, la banda ha participado en «Don’t You Wish That We Were Dead», un documental acerca de su trayectoria, dirigido por Wes Orshoski y estrenado en 2015. Posterior a «Evil Spirits», el grupo se ha mantenido haciendo música, editando «The Rockfield Files», en octubre de 2020, un EP con 4 fantásticas canciones grabadas durante 2019 en los estudios Rockfield de Gales, donde anteriormente habían realizado sus ya mencionados clásicos «The Black Album» y «Strawberries». Esta producción sirvió como trabajo de despedida para Andy Pinch, quien anunció su retiro como baterista de la banda en octubre de 2019, luego de 20 años como integrante.

Hacia fines de 2020, The Damned anunció una reunión momentánea con su formación original para una gira limitada y única, a realizarse en 2022, con cuatro fechas en ciudades de Inglaterra y una presentación en Estados Unidos como parte del festival «Cruel World». Esto fue una grata sorpresa para sus fanáticos ya que, producto de varias diferencias personales y otros conflictos, Dave Vanian, Captain Sensible, Rat Scabies y Brian James, no han estado juntos en el mismo escenario oficialmente desde 1988. Además, con la salida de Andy Pinch, se ha abierto la puerta para especulaciones acerca del posible regreso definitivo de Scabies a la batería y, como aparentemente el músico ya habría hecho las paces con sus ex compañeros, su vuelta tras las baquetas no sería tan improbable como antes. Cualquiera sea el caso, The Damned, con o sin Scabies, seguirá entregando música y presentaciones de calidad, tal como lo han hecho hasta ahora.

The Damned, «Evil Spirits tour» (2018) Captain Sensible, Dave Vanian, Andy Pinch.

Con una elegante producción y sin más parámetros que la honestidad creativa, «Evil Spirits» es el álbum más sólido de The Damned desde «Grave Disorder» (2001). El trabajo entrega una fusión de sonidos que nos sitúa dentro de una línea temporal indefinida, donde el pasado y el futuro coexisten en una realidad que esconde un tono sombrío y distópico bajo sus juguetonas melodías y grandiosos momentos teatrales. Líricamente, apunta hacia la incertidumbre política, ambiental y mediática; temas que siguen vigentes, a tres años de su edición, por lo que perfectamente podría ser la banda sonora de la confusa era en que vivimos. En diez canciones, la obra confirma tanto la destreza musical como la energía de una banda que, a casi medio siglo de su formación, no pierde la llama ni el encantador espíritu de sus inicios, al mismo tiempo que mira con expectación hacia el mañana.

Frases Favoritas:

«Edging to oblivion, obscuring all that lies ahead with one burning passion, to cheat the clock and get ahead». [Shadow Evocation]

«This time could be the last time, maybe the only time to get it right». [Standing On The Edge Of Tomorrow]

«Masterful illusions, digital magicians, guided by the hidden hand, lies become the facts» [Look Left]

9/10

“Evil Spirits” está disponible en las principales plataformas de streaming, como Spotify, Youtube, Amazon Music, Apple Music, Deezer, YouTube Music y Tidal

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s