Películas Reviews

Review «Godzilla vs Kong»: Un flojo pero entretenido duelo de titanes

Reparto: Alexander Skarsgård, Rebecca Hall, Demian Bichir, Millie Bobby Brown, Eiza González, Shun Oguri, Kyle Chandler, Kaylee Hottle, Julian Dennison, Van Marten, Jessica Henwick, Lance Reddick, Brian Tyree Henry

Dirección: Adam Wingard

Género: Acción, Ciencia Ficción

Clasificación: +14

Duración: 1h 53m

Sinopsis: «Godzilla y Kong, dos de las fuerzas más poderosas de un planeta habitado por todo tipo de aterradoras criaturas, se enfrentan en un espectacular combate que sacude los cimientos de la humanidad». (Filmaffinity)

Encuentro entre Godzilla y King Kong en afiche promocional de la película. Foto: Variety

La llegada de HBO Max a Latinoamérica ha traído consigo uno de los enfrentamientos más esperados del año. Los monstruos más icónicos en la historia del cine se ven las caras en el primer gran crossover del Universo de Monstruos de Warner Bros., mejor conocido por sus seguidores como el «MonsterVerse». ¿Qué tal ha resultado este duelo?

Ciertamente, tanto Godzilla como King Kong han tenido una gran variedad de interpretaciones desde sus respectivos orígenes. Ambos personajes fueron creados bajo contextos muy distintos: Godzilla surge como alegoría y respuesta del pueblo japonés a los horrores de la bomba atómica, y King Kong aparece como una excusa para explorar nuevos efectos durante la edad de oro hollywoodense. Por suerte, los directores y productores relacionados a ambos personajes vieron un potencial crossover entre sus mitologías. Así, a pesar de venir de universos narrativos distintos, visiones contrapuestas del mundo y una enemistad histórica que se arrastraba desde la Segunda Guerra Mundial, los personajes acabaron encontrándose en una simpática y rudimentaria «King Kong vs. Godzilla», estrenada a inicios de la década de los 60s.

Desde entonces, nuevas versiones de ambos personajes han surgido junto a los avances tecnológicos; pero, no fue hasta cuarenta años después cuando Warner Bros., dueño de los derechos de King Kong, realizó una colaboración para crear un universo cinematográfico a la altura de la nueva industria. «Godzilla», presentada en 2014, sería el puntapié inicial de una saga que, la verdad, ha tenido más bajos que altos, aunque siempre convocando a un público fiel que adora los efectos especiales impresionantes, aplicados a la clásica historia de un monstruo destruyendo ciudades y causando dolores de cabeza a desprevenidos civiles. Aunque claro, todo esto surge bajo un nuevo código que registra a estas bestias como héroes, a su manera, pero siempre ayudando al mundo a librarse de amenazas mucho peores. Bajo este contexto llega «Godzilla vs Kong», la cuarta entrega de un universo que, en esencia, está interconectado (si no nos dicen, sería dificil darnos cuenta de que «Kong: La Isla Calavera» y «Godzilla» transcurren en el mismo universo).

Primer enfrentamiento entre Godzilla y King Kong. Foto: Warner Bros.

«Godzilla Vs Kong» es extraña en todos sus sentidos, comenzando con el enfoque desde el cual trata a sus protagonistas. Gran parte de los acontecimientos y personajes, que deberian ser del conocimiento de los espectadores, se arrastran desde la dos películas de Godzilla. Personajes, corporaciones, easter eggs; encontramos muchos elementos de dichas películas en este crossover, siendo la mitología que rodea a Godzilla algo preponderante para entender lo que está sucediendo. Paradójicamente, sus apariciones no son tan constantes como uno pensaría, así como tampoco tiene demasiadas motivaciones para aparecer en la historia, sirviendo más como obstáculo para los objetivos de King Kong, quien se alza como el protagonista del filme.

El gorila gigante es quien lleva la película, siendo el dispositivo que guía una de las tantas tramas que aborda su argumento. Este personaje es a quien seguimos durante gran parte del metraje y, además, a quien se le da mayor contrucción, dentro de lo que se puede lograr brindando capas a una bestia de dos metros que se bate a duelo con dinosaurios. Para lograr esta profundización en la psicología de Kong, tenemos la aparición de un nuevo personaje: Jia, una pequeña que se comunica en lenguaje de señas y puede entablar diálogo con el rey de la jungla. Esta extraña conexión jamás tiene una explicación, no hay una película previa que haya establecido esta nueva habilidad de nuestro protagonista y ni siquiera conocemos a la niña, pero su relación es lo suficientemente conmovedora como para convencernos y mostrarnos un lado más paternal de la bestia. La decisión argumental viene a refrescar el concepto que se le ha dado a la relación entre King Kong y las mujeres, a quienes históricamente les ha servido como un protector ante los peligros del mundo, bajo el rol de amante prohibido o, más bien, una especie de Bella y la Bestia salvaje.

Los encuentros entre King Kong y Godzilla son espectaculares, de eso no hay duda. A pesar de que las excusas para lograr sus enfrentamientos son flojísimas, las secuencias de acción llevan al espectador a escenarios increíbles y adrenalínicos. Es gratificante ver a estos dos emblemas del cine comercial con este nivel de efectos especiales y parafernalia, siendo un gran paso en la evolución del espectáculo visual que buscaban sus primeras apariciones en el cine. Puede que los fanáticos más acérrimos de esta clase de saga salgan más contentos que el público regular, el cual no podría emocionarse tanto con la acción y las referencias a las películas clásicas, distrayéndose con los numerosos vacíos argumentales, los constantes deus ex machina y los numerosos conceptos que surgen como dispositivos de tramas, llevando a los personajes de ‘A’ a ‘B’ en una especie de búsqueda del tesoro que se vuelve cansina luego de un rato.

[De izquierda a derecha] Julian Dennison, Millie Bobby Brown y Brian Tyree Henry en «Godzilla vs Kong». Foto: Warner Bros.

Existe una trama paralela en la que vemos el retorno de Millie Bobby Brown, protagonista «Godzilla II: King of the Monsters». La joven actriz, aclamada por su rol en «Stranger Things», sigue demostrando su comodidad y versatilidad actoral, dando lo mejor de sí en un rol escrito de forma bastante mediocre, colocado solo para establecer esta falsa conectividad que intentan darle a un universo en que casi todas las películas pueden funcionar de manera independiente. Su participación, acompañada de personajes tan olvidables como irritantes, solo sirve para culminar de forma floja uno de los tantos conflictos centrales de la película. Porque sí, es difícil determinar cual debería ser la trama principal entre todas las que presenta el metraje.

Hay tantos conceptos, personajes, locaciones y objetivos que, desde fuera, podría parecer que esta película es una odisea similar a «King Kong» (2005) de Peter Jackson. El problema es que todos estos elementos son faltos de sustancia, reemplazables, escritos de una manera pobre o molestos, y acaban siendo gotas que rebalsan el vaso de una gaseosa terriblemente desvanecida. Esa saturación dentro de la historia termina de ensuciar aun más el intento por cubrir o disfrazar el hecho de que esta premisa ya ha sido contada en numerosas ocasiones, incluso por parte del mismo estudio. Si realizamos un ejercicio, comparando «Godzilla vs Kong» con «Batman V Superman», por ejemplo, nos daremos cuenta de que comparten una misma espina central, una progresión casi idéntica de sus actos y desarrollos, por lo que es fácil reemplazar a los protagonistas de ambos filmes y quedaría todo casi igual.

Kaylee Hottle hace su debut actoral como Jia en «Gozilla vs Kong». Foto: Warner Bros.

«Godzilla Vs Kong» no es una buena película, pero tampoco es una terrible opción. En simples términos, esta es una de esas cintas que se pueden disfrutar durante un fin de semana, una distracción para los quehaceres del día a día que no requiere mucho esfuerzo mental. Sus agujeros de guión e inconsistencias pueden incluso resultar divertidas de ver, puesto que, a diferencia de otras franquicias, la trama no es precisamente aquello que los fanáticos y espectadores de estas bestias monumentales buscan ver. Si bien las historias secundarias pueden ser un arrastre, el largometraje cumple con su cometido: mostrarnos a dos titanes batiéndose a duelo, destruyendo ciudades y causando estragos, todo acompañado de efectos espectaculares.

5/10

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s