Reviews Series

Review «Yo Nunca» (Temporada 2): La clásica serie adolescente que logra dar un paso más allá

Reparto: Maitreyi Ramakrishnan, Poorna Jagannathan, Richa Shukla, Benjamin Norris, Adam Shapiro, Ramona Young, Martín Martínez, Jaren Lewison, Christina Kartchner, Jack Seavor McDonald, Darren Barnet, Dino Petrera, Hanna Stein

Creadoras: Mindy Kaling, Lang Fisher

Género: Comedia, Drama Adolecente, Romance 

Clasificación: +14

Episodios: 20 (2 temporadas)

Plataforma: Netflix 

Sinopsis: «Es la serie que trata sobre la vida de Devi, una adolescente norteamericana de origen indio. Devi saca muy buenas notas, pero tiene un problema bastante mayor: le cuesta muchísimo socializar debido a su ambición y a su muy mal genio». (Sensacine)

Devi tendrá que analizar los pros y contras de salir con Ben o Paxton. Foto: Netflix

Esta dramedia adolecente nace de la mano de una dupla que trabajó codo a codo en «The Mindy Project»: la comediante, escritora, productora y actriz Mindy Kaling («The Office»), y la productora y guionista Lang Fisher («Brooklyn Nine-nine»). La serie de Netflix se basa, ligeramente, en la adolescencia de Kaling, quien, al igual que la protagonista, perteneció a la primera generación de una familia India en Estados Unidos. A diferencia de otros proyectos de la actriz, quien suele escribir series que simultáneamente protagoniza, en este se enfrentó al desafío de construir una historia sobre una juventud contemporánea que pertenece a la generación Z. Fue esta razón por la que llamó a Fisher, su antigua compañera, ya que sabía que podría darle la voz y mirada adolescente necesarias para contar esta historia.

La historia sigue a la joven Devi Vishwakumar (Maitreyi Ramakrishnan), estudiosa, volátil y sin filtro, quien busca quitarse la etiqueta de nerd y volverse popular. Este interés por los cambios ocurre luego de haber presenciado la muerte de su padre en un recital escolar y, posteriormente, perdido la funcionalidad de sus piernas por un tiempo a causa del trauma. En su casa se vive la tensión debido a las diferencias con su madre, Nalini (Poorna Jagannathan), presentada como una mujer bastante estricta y tradicional que espera que la adolescente respete más sus raíces. El problema es que Devi prefiere la cultura de occidente, dilema que también atraviesa su bella y carismática prima mayor, Kamala (Richa Moorjani), que vive con ellas mientras termina su PHD en biología. Las vivencias de la protagonista son narradas por el famoso tenista John McEnroe, quien guarda una distante pero importante conexión con ella; sin duda, es uno de los elementos más originales de la serie.   

En la primera temporada, el hilo conductor detrás de las desventuras y artimañas insólitas de Devi, como ofrecer su virginidad a Paxton Hal-Yoshida, el chico más popular de la escuela, se encontraban motivadas por la negación de un duelo necesario en conjunto con su familia. Si bien la comedia y el absurdo son los elementos que predominan, los lazos familiares son el verdadero corazón de la producción. Esta segunda temporada se enfoca mucho más en las turbulencias de la adolescencia, tanto por su carga emocional como hormonal, la aparición de un triángulo amoroso y el enfrentamiento ante los cambios, y las consecuencias de estos.

Devi, Fabiola y Eleanor tendrán muchos desafíos y aprendizajes en los nuevos episodios. Foto: Netflix

Al igual que en la primera entrega, la protagonista sigue siendo una chica inmadura, corta de genio e impulsiva, características que la llevan a caer en situaciones ridículas y complicadas. A pesar de eso, si hay un notable crecimiento en su manejo y en la relación con su madre; pero sus hormonas siguen llevando la batuta en su vida amorosa. Sus amigas, Eleanor y Fabiola, también enfrentarán dramas románticos en donde afloran las relaciones poco sanas y difíciles de reconocer, y a la presión social junto a una crisis de identidad, respectivamente.

Paxton, el estudiante ridículamente guapo de la escuela, tiene su propio episodio narrado por Gigi Hadid, de la misma forma que Ben Gross tuvo un episodio narrado por Andy Samberg, en donde se indaga acerca de sus inseguridades frente a los estudios y su futuro en la universidad, lo que dará paso a uno de los momentos más conmovedores de la temporada. Kamala, por otro lado, tendrá que enfrentarse al sexismo tanto en su rubro de trabajo como en otros lugares más cercanos e inesperados. Por otro lado, Nalini se verá de cara con cambios en sí misma y su proceso de viudez, trayendo consigo desde India a un familiar que aportará tanta dicha como cultura a su hogar.

Sin duda, los nuevos episodios mantienen el espíritu de la primera temporada y evolucionan en el género, acercándose más a la comedia adolescente clásica sin dejar de lado su tono ridículo y real. Una vez más, el variado elenco vuelve a ser uno de los puntos fuertes, donde se puede encontrar diversidad de nacionalidades que los actores comparten con sus personajes. Es común que esto se utilice para cumplir una cuota de diversidad simbólica, pero sin sustancia; sin embargo, cada personaje tiene un arco que toma en cuenta sus raíces y culturas de una forma natural, aportando a la multi-dimensionalidad de todos.

Ben y Devi conocerán y se relacionarán con Aneesa, la nueva estudiante de la escuela. Foto: Netflix

Como mencionamos anteriormente, el arco de Devi no tiene grandes novedades que presentar, aunque esto no representa un impedimento al momento de indagar más a profundidad en el personaje y todo lo que sigue sientiendo. La serie abraza sus clichés y es consciente de ellos, lo que permite un desarrollo adecuado para todos los personajes, por muy predecible que pueda llegar a ser. A la hora de hacer comentarios sociales, ya sea sobre feminismo, racismo, discriminación o la comunidad LGBTIQ+, la historia no siempre se inclina hacia lo políticamente correcto, puesto que se expresa de una manera aterrizada y reconocible que resuena con su audiencia. En resumidas cuentas, el tono comédico tan transparente y a ratos profundo es lo que le da encanto a “Yo nunca”, mientras la diferencia de otras series adolescentes contemporáneas, al igual que su creativo uso de narradores poco convencionales. 

La segunda temporada de «Yo nunca» es efectiva para pasar el rato y reírse de historias tan comunes que vuelven a repetirse en el tiempo, ahora en un contexto moderno. Es preciso señalar que los nuevos episodios no traen nada nuevo a las comedias adolescentes, pero si hacen el trabajo de humanizar temas que usualmente se trivializan dentro del género. Su historia permite que empaticemos con todos los personajes, sin importar lo torpes, inseguros, vergonzosos e ingenuos que puedan llegar a ser, pues logramos entender sus motivos con una profundidad importante. Así, la comedia y el drama unen para investir al espectador en esta serie digna de una maratón, que dejará a todos esperando ansiosos por una tercera temporada.

7/10

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s