Películas Reviews

[#SANFIC17] Review «Sweet Thing»: Infancia, soledad y hermandad

Reparto: Lana Rockwell, Nico Rockwell, Jabari Watkins, Will Patton, Karyn Parsons.

Dirección: Alexandre Rockwell

País: Estados Unidos

Género: Drama

Clasificación: n/a

Duración: 1h 31m

Sinopsis: «En New Bedford, Massachusetts, los miembros una familia disfuncional, retratados en blanco y negro, viven vidas olvidadas. Un ajetreado verano, en un acto de liberación, los niños Billie y Nico se embarcan en su propia aventura hacia el fantástico y poético mundo de la niñez, invisible para los adultos a su alrededor.» (SANFIC) Participante de la categoría Maestros del Cine

[De izquierda a derecha] Nico Rockwell, Jabari Watkins y Lana Rockwell escapan para vivir una poética aventura. Foto: SANFIC

Algunas películas comienzan a ritmos pausados, pero aquí, con apenas las primeras imágenes de dos hermanos, transmite una profunda nostalgia, una tristeza poética y desoladora, que no teme retratar la dura realidad de una infancia en la pobreza, el abandono y la negligencia. De la mano de una impecable cinematografía, y el uso del blanco y negro, construye el mundo de “Sweet Thing”. Desde los primeros segundos de film, se presenta como una película emocionalmente fuerte, gracias a su honestidad y simpleza captura la inocencia de la niñez junto a la ruda vida de la pobreza americana.

Billie (Lana Rockwell) es una joven, llamada así tras Billie Holiday, que vive con su hermano menor, Nico (Nico Rockwell), y Adam su padre alcohólico (Will Patton). Después de que su madre Eve (Karyn Parsons) los abandonara, la familia ha entrado en una época de crisis, con los niños esforzándose para ganar dinero, al igual que el padre, quién gasta lo poco que consigue en alcohol. Después de unos meses de vida disfuncional, el padre es arrestado y llevado a una clínica de rehabilitación, dejando a los niños sin más opción que tener que pasar el verano con su madre. 

La familia pasa por un momento de crisis, con el padre luchando con alcoholismo y los niños luchando por sobrevivir. Foto: SANFIC

Su protagonista, Billie es claramente la fuerza maternal en su familia: una joven que termina a cargo de mucho más de lo que puede manejar. Apenas todo se comienza a desmoronar a su alrededor, ella se mantiene fuerte para su familia, pasando de ser una niña a vivir una vida gris. A pesar de esto, se permite momentos de fantasía, en los que imagina que su protectora Billie Holiday, la cuida y guía, incluso atreviéndose a imaginar una vida donde existe el color. 

A través de sus experiencias, se desenvuelve esta maravillosa historia, una oda a la hermandad y el amor. La relación de Billie con su hermano es el hilo conductor de la narración, que se apoya en personajes sólidos y complejos. Los niños experimentan el fin abrupto y forzado de su infancia, cargan con la culpa del fin de la relación de sus padres, con el dolor de la condición de su padre; todo esto mientras intentan acompañarse y protegerse mutuamente de situaciones que un niño no debería enfrentar jamás. 

Más allá de la destreza con la que está retratada la historia desde un punto de vista narrativo, cabe destacar el maravilloso trabajo cinematográfico. Toda la película se desarrolla en blanco y negro, a excepción de un par de situaciones en las que Billie se permite escapar de su realidad por un breve instante. La fotografía se destaca como un componente que hace que la historia se vuelva realidad, capturando el punto de vista de los niños, su intimidad, sus temores y sus emociones. Junto a esta, se encuentra la banda sonora, que completa la atmósfera y le da una cierta atemporalidad a la cinta, con una maravillosa selección de canciones que varía desde Van Morrison hasta Michael Jackson.

Malik (Jabari Watkins) es otro niño que se une a los hermanos en su aventura. Foto: SANFIC

La dirección de Rockwell es honesta y simple, con una transparencia refrescante; su historia fluye sin trabas ni complicaciones, con libertad y un ritmo constante que no se ve entorpecido. Logra relatar una historia desde el punto de vista de dos niños, sin exagerar o entorpecer la narrativa, al contrario, lo hace desde un lugar de profundo amor y respeto a la infancia. Resalta la actuación de sus dos hijos, Lana y Nico Rockwell, quienes, a pesar de su corta edad, logran entregar una performance estremecedora; su química en la pantalla es emocionante y retratan la historia de su padre con dedicación y ternura. 

Alexandre Rockwell logra comunicar de forma poética y enternecedora una historia llena de soledad, tristeza, pero también de las múltiples euforias que tiene la infancia.  Con una maravillosa dirección, increíbles actuaciones, cinematografía impecable y una narrativa que retrata fidedignamente la niñez, la fuerza de la hermandad y el poder de la imaginación , “Sweet Thing” da vida a dos niños que se valen por sí mismos, pero que se tienen el uno al otro incondicionalmente, y nos entrega una visión sobre la libertad de la inocencia, convirtiéndose en una película que no se puede dejar de ver.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s