Películas Reviews

Review “Disomnia”: Un intento apocalíptico fallido

Reparto: Gina Rodríguez, Ariana Greenblatt, Shamier Anderson, Frances Fisher, Finn Jones, Lucius Hoyos, Gil Bellows, Jennifer Jason Leigh, Barry Pepper, Sebastian Pigott

Director: Mark Raso

Género: Ciencia Ficción, Thriller, Drama

Clasificación: +16

Duración: 1h 36m

Sinopsis: «Tras un suceso global repentino que acaba con todos los dispositivos electrónicos y con la capacidad para dormir de la humanidad, el caos comienza a consumir el mundo rápidamente. Solo Jill, una ex soldado con un pasado problemático, podría tener la clave de la cura en su propia hija. La cuestión es ¿podrá Jill entregar a su hija de manera segura y salvar al mundo antes de que ella misma pierda la cabeza?» (Filmaffinity)

Jill (Gina Rodríguez) y Matilda (Ariana Greenblatt). Foto: Netflix

En los últimos años, las producciones audiovisuales con temáticas apocalípticas han proliferado, siendo uno de los subgéneros con mayor crecimiento y desarrollo. Desde ahí nos han entregado películas y series de alta factura, atractivas, entretenidas e, incluso, con mensajes profundos dentro de su narrativa; aunque la amplia oferta también conlleva, con el tiempo, un agotamiento de la temática y sus recursos. Dentro de ese espectro es donde se sitúa este filme original de Netflix, estrenado en junio del presente año.

Podríamos decir que “Disomnia” inicia con una premisa interesante: la humanidad entra en crisis porque nadie puede dormir. La historia gira en torno a una familia y el desafío de sobrevivir a un mundo que es una bomba de tiempo, donde en algún momento cercano la gente enloquecerá y morirá. En este escenario, la esperanza de una posible salvación radica en la hija menor de esta familia, quien sí puede dormir, algo que, supuestamente, es un misterio, ya que de forma permanente lo recalcan a lo largo de la historia; pero la respuesta queda presentada de forma evidente desde un principio y no es desarrollada de muy buena forma, dejando muchos vacíos en la historia.

Noah (Lucius Hoyos) Jill (Rodríguez), Matilda (Greenblatt). Foto: Netflix

Si tuviéramos que enunciar la gran debilidad de “Disomnia”, esta sería la poca consistencia de la historia que nos cuentan. ¿Cuál es la explicación de que la gente deje de tener la capacidad de dormir? Si uno entra a analizar la película en base a esta pregunta, nos damos cuenta que en ningún momento se explica ni se dan señales de algo, quizás bajo el argumento de mantener un misterio; pero no se puede pretender sostener un guion completo de esta forma, porque esto le resta verosimilitud y credibilidad a la película completa. La apuesta de Netflix no logra cumplir con su cometido, naufragando en el aspecto más importante de una producción audiovisual.

Por otro lado, hay que reconocer el esfuerzo de la actriz protagonista, Gina Rodríguez, quien, en gran parte del metraje, logra cargar con el peso dramático de la película, transformándose en la principal responsable de que la historia se mantenga a flote. Es ella quien logra aglutinar al resto de la familia, saliendo airosa de esta difícil misión, al contrario del resto del cast, quienes no logran otorgar una interpretación que ayude a involucrar al espectador en la trama que se está desarrollando. 

Noah (Hoyos), Dodge (Shamier Anderson) y Jill (Rodríguez). Foto: Netflix

Constantemente, se siente que “Disomnia” no añade nada nuevo al género apocalíptico, asemejándose a otras películas, pero sin cumplir con las expectativas. La idea de que los humanos no pueden dormir se parece a la premisa de “Bird Box” (también de Netflix), donde los protagonistas no pueden ver, o a la aclamada “Un lugar en Silencio”, donde no se puede hacer ningún tipo de ruido. La diferencia está en que ambas, a pesar de las críticas que pueden tener por separado, funcionan en su narrativa, tienen sentido y logran involucrar al público. 

Dentro de los puntos altos de esta producción de Netflix está la duración y el ritmo. En una década donde las películas suelen durar más de 2 horas, el director Mark Raso apuesta por una extensión de 90 minutos, logrando condensar el conflicto y entregando una historia sin alargarse más de la cuenta. Esto último permite que el ritmo de la cinta no sea agobiante, manteniendo el suspenso durante el tiempo necesario. En complemento, otro punto que se puede destacar son algunas escenas de acción que, a pesar de los problemas generales de guion, logran entregar ciertos chispazos de emoción a través de persecuciones en auto interesantes y momentos de tensión bien logrados, que logran mantener la concentración del espectador en la pantalla.

Dodge (Anderson) y Noah (Hoyos). Foto: Netflix

Dentro de las apuestas cinematográficas de Netflix, “Disomnia” no logra destacar en absoluto, siendo una producción que, simplemente, ayuda a abultar el catálogo de la plataforma. Con una premisa a la que se le pudo sacar mucho más provecho, la historia naufraga, a pesar de los esfuerzos de la actriz protagonista por salvarla. Al final, la falta de sueño que aqueja a los protagonistas y lleva al mundo hacia el desastre no logra traspasar la pantalla e involucrar al público, dejando en evidencia que no es tan fácil crear una producción apocalíptica coherente y bien lograda.

3/10

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s