Películas Reviews

Review «Un Lugar en Silencio: Parte II»: Cómo hacer una buena secuela

Reparto: Emily Blunt, Cillian Murphy, Millicent Simmonds, Noah Jupe, Djimon Hounsou, Wayne Duvall, John Krasinski, Lauren-Ashley Cristiano, Okieriete Onaodowan, Blake DeLong

Director: John Krasinski

Género: Terror, Thriller

Clasificación: +14

Duración: 1h 37m

Sinopsis: «Tras los fatales acontecimientos sucedidos en la primera parte, la familia Abbott (Emily Blunt, Millicent Simmonds y Noah Jupe) debe enfrentarse a los peligros del mundo exterior mientras luchan en silencio por sobrevivir. Forzados a aventurarse en lo desconocido, pronto se dan cuenta de que las criaturas que cazan orientadas por el sonido no son la única amenaza que acecha más allá del camino de arena». (Filmaffinity)

Evelyn Abbott (Blunt). Foto: IMDb

Hace 3 años, el estreno de “Un lugar en silencio” marcaba un hito importante en el cine de terror. Con una propuesta novedosa y original, la película fue elogiada por la crítica y logró catapultar la incipiente carrera de John Krasinski como director. La idea no solo logró transformarse en la cinta de terror del año, sino que demostró que el género en cuestión tiene más posibilidades, y que aún existen espacios narrativos y cinematográficos por explorar. De este modo, la historia pensada por Krasinski mezcló elementos fantásticos, como monstruos, junto a un terror cósmico y realista a la vez, donde el gran desafío se presentó a los meses después del estreno: ¿cómo plantear una secuela tras el éxito de la primera?

La fórmula no se podía repetir y el director (que además es guionista) lo supo desde un principio. Tenían que ser capaces de profundizar la historia de una forma en que no agotaran los recursos que destacaron en la primera parte. Es así como, en el inicio de la película, se realiza un flashback que nos entrega algunas respuestas del apocalipsis y la llegada de los monstruos, además de introducirnos, de manera muy inteligente, al nuevo personaje que va a sostener parte del relato: Emmet, interpretado por Cillian Murphy (Thomas Shelby en “Peaky Blinders”). 

Emmet, interpretado por Cillian Murphy. Foto: IMDb

Este giro de la historia permite profundizar la trama, incluyendo una nueva mirada a este mundo post-apocalíptico. El ingreso de Murphy le entregó un balance narrativo al relato, renovando los conflictos internos del filme y ampliando las posibilidades del guion. A pesar de que el personaje de Murphy reemplaza naturalmente al padre de la familia Abbott (interpretado por el mismo Krasinski) en cuanto a narración, sería injusto considerarlo sólo de esa forma, porque no cumplen el mismo rol. 

En cuanto a actuación, todo el cast destaca de gran forma, partiendo por Emily Blunt, quien entrega, nuevamente, una interpretación sublime y repleta de intensidad. Sin quedarse atrás, Millicent Simmonds y Noah Jupe, los hermanos Abbott en la película, también sorprenden con una actuación intensa y más madura que en la primera entrega. Finalmente, el nombrado Cillian Murphy nos demuestra su excelente nivel de interpretación de personaje, asumiendo la responsabilidad de llevar parte del peso narrativo sobre sus hombros. Si hay algo que destacar, tanto de la primera como de la segunda parte, es el gran trabajo de desarrollo de personajes, con una evolución natural, coherente y verosímil a la historia. 

Evelyn (Blunt) y Marcus Abbott (Jupe). Foto: IMDb

Si hay algo que destaca por sobre todo, son los aspectos técnicos de “Un lugar en silencio: Parte II”. En la primera entrega se elogió el uso del sonido como un personaje más de la historia. El rol fundamental y único del sonido era el sello de este thriller, por lo que el desafío de esta segunda entrega era respetar ese elemento, sin generar una repetición innecesaria que hiciera al espectador pensar «eso ya lo ví».  De esta forma, el sonido sigue siendo protagonista, aunque esta vez existen más diálogos y ruidos externos que nos distraen levemente de la premisa del silencio, sin romper el ambiente de tensión. Si creían que los sustos pasarían, están equivocados. El equipo detrás de la película se las ingenia para mantenernos en un estado de constante incertidumbre, y eso, al final, se valora enormemente.  

Además del juego del sonido, hay otros elementos que destacan y aportan en la construcción de este mundo tomado por monstruos del espacio. La fotografía de los campos, bosques y ciudades en ruinas es totalmente inmersiva, haciéndonos sentir parte de la historia. Algo similar sucede con todo el diseño de producción, desde el maquillaje, el vestuario y la colorimetría utilizada: absolutamente todo está al servicio del relato, transformándose en una experiencia cinematográfica única.  “Un lugar en silencio: Parte II” es de esas películas que son necesarias de ver en el cine o, en su defecto, en casa; pero asegurándose de estar a oscuras y con un buen sonido. Con estas dos entregas, sin lugar a dudas, Krasinski se gradúa con honores como director novato.

La familia Abbott. Foto: IMDb

«Un Lugar en Silencio: Parte II» es un ejemplo increíble de cómo realizar secuelas, pues respeta la premisa de su antecesora e introduce nuevos elementos que la nutren y la potencian, como la inclusión de Cillian Murphy. De este modo, el director John Krasinski vuelve a entregarnos una película de terror y fantasía que, fácilmente, se consolidará como un referente moderno y actual de estos géneros cinematográficos.

9/10

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s