Películas Reviews

Review «Resident Evil: Bienvenidos a Raccoon City»: Un viaje nostálgico para fans

Reparto: Kaya Scodelario, Robbie Amell, Hannah John-Kamen, Avan Jogia, Tom Hopper, Neal McDonough, Donal Logue, Chad Rook, Lily Gao, Marina Mazepa

Dirección: Johannes Roberts

Género: Horror, Suspenso, Acción

Clasificación: +14

Duración: 1h 47m

Sinopsis: «Nueva adaptación al cine de los videojuegos de Capcom. La que fue una pujante ciudad sede del gigante farmacéutico Umbrella Corporation, Raccoon City, es ahora un pueblo agonizante del Medio Oeste. El éxodo de la compañía dejó a la ciudad convertida en un erial con un gran mal gestándose bajo la superficie. Cuando ese mal se desata, un grupo de supervivientes deben unirse para destapar la verdad detrás de Umbrella y sobrevivir a la noche». (Filmaffinity)

El cartel que da la bienvenida a Racoon City denota el estado decadente de la ciudad. Foto: Sony Pictures

Cualquier adepto a «Resident Evil» que haya invertido horas frente a una consola, resolviendo los misterios y amenazas terroríficas de aquellos clásicos videojuegos, sabe que la saga de acción y sci-fi, protagonizada por Milla Jovovich y llevada a la pantalla grande por Paul W. S. Anderson, nunca tuvo una real conexión con el relato presentado en el material original, aunque dejó películas entretenidas, cargadas de espectáculo

Es por esto que, por años, sus seguidores han esperado ver en el cine una representación más fiel de la franquicia de Capcom. Uno de esos fans es Johannes Roberts, quien escribe y dirige «Resident Evil: Bienvenidos a Raccoon City». Con esta nueva entrega, Roberts invita a olvidar todo lo sucedido en la serie de Anderson y nos lleva a los orígenes de la historia, creando una propuesta que, ahora sí, está basada en la narrativa de los videojuegos, donde el horror y el suspenso son los estilos predominantes.

La propuesta se basa en el contenido de los juegos originales, donde predomina el horror. Foto: Sony Pictures

Ambientado en 1998, el relato se centra en los eventos de los dos primeros videojuegos de la franquicia, junto sus clásicos personajes. La corporación farmacéutica Umbrella ha abandonado Racoon City después de haber estado a cargo del desarrollo económico y social de la ciudad por décadas. Esto ha dejado el lugar semi-abandonado y en decadencia. Luego de que extraños asesinatos ocurrieran en el sector, el equipo Bravo de las fuerzas especiales S.T.A.R.S. es enviado a investigar una de las muertes en la Mansión Spencer, propiedad de uno de los fundadores de Umbrella, pero desaparecen inexplicablemente. Para descubrir lo ocurrido con sus compañeros, el equipo Alfa, conformado por Chris Redfield (Robbie Amell), Jill Valentine (Hannah John-Kamen), Albert Wesker (Tom Hopper), Richard Aiken (Chad Rook) y Brad Vickers (Nathan Dales), se dirige a la Mansión, donde encontrarán respuestas mucho más siniestras de lo que imaginaban.

Mientras tanto, Claire Redfield (Kaya Scodelario), hermana menor de Chris, regresa a Racoon City en busca de su hermano, porque ha descubierto información inquietante acerca de las reales intenciones que la corporación Umbrella ha tenido a través de los años, e intentará exponer la verdad. Esto la llevará a enfrentar su propia aventura de supervivencia en la comisaría local junto al policía recién llegado, Leon S. Kennedy (Avan Jogia).

Albert Wesker (Tom Hopper), Richard Aiken (Chad Rook), Jill Valentine (Hannah John-Kamen) y Chris Redfield (Robbie Amell), investigan misterios en la Mansión Spencer Foto: Sony Pictures

Lo mejor de «Resident Evil: Bienvenidos a Raccoon City» es la manera en que se mantiene fiel a la atmósfera del material original, dejando en claro que está dirigida a los fans de los primeros videojuegos. Es un agrado ver todas las referencias que van apareciendo en la pantalla, desde la impecable ambientación de los escenarios o la manera en cómo se recrean secuencias completas, sacadas directamente del gameplay, hasta diálogos, sonidos, grafitis callejeros, vestuario, criaturas o escenas con ciertos personajes. Gran parte de ese logro se debe a que sus creadores también son seguidores de la saga y su cariño se refleja en la atención puesta en esos detalles. Momentos como la entrada a la Mansión Spencer o cuando vemos, por primera vez, la recepción de la estación de policía, sacan sonrisas. La cinta está colmada de instantes nostálgicos y homenajes bien logrados. Se agradece el esfuerzo en ese sentido, donde, incluso, se utilizaron los planos originales del diseño de Capcom para construir los sets.

El ambiente del juego es aterrador y la película consigue ilustrar aquello de manera eficiente, haciendo énfasis en el suspenso inquietante, el ánimo de desesperanza de la ciudad y el horror clásico presente en la propuesta original. En este ámbito, tanto el trabajo de dirección y fotografía se distinguen, al mismo tiempo que se van apoyando en la música compuesta por Mark Korven y en el diseño de sonido. El esfuerzo conjunto de cada departamento permite que la producción también funcione como una cinta de terror que entrega sobresalto y entretenimiento, en la misma medida, pero sin tomarse muy en serio. Tampoco trata de bombardear a su audiencia con desplantes de acción sobrecargada, ni de tensión extrema.

Los escenarios y ambientes del videojuego son recreados con detallada fidelidad en esta producción. Foto: Sony Pictures

La principal debilidad argumental de «Resident Evil: Bienvenidos a Raccoon City» es que combina la trama de los dos primeros videojuegos de la franquicia, lo que le obliga a dejar fuera bastantes detalles que sirven para contextualizar la historia y para desarrollarla con mayor profundidad. Además, se enfoca demasiado en su público objetivo, es decir, los fans antiguos o quienes han jugando «Resident Evil» múltiples veces; personas que ya conocen los detalles, trasfondos y hasta las motivaciones de sus personajes. Por una parte, la producción nos llena de nostalgia y referencias fantásticas, pero no logra explicar muy bien lo que ocurre a una audiencia casual, haciendo un poco más difícil que ésta consiga conectar con lo que se explora en pantalla. Habría sido ideal adaptar ambas historias por separado en películas independientes, sin embargo, Johannes Roberts se las ingenia para conseguir un relato consecuente que une de manera creíble a sus personajes, tocando los puntos generales básicos del material original y que concluye haciendo sentido. Aunque la idea está pensada para los fanáticos, otro riesgo es haber utilizado dos de las historias más completas de la saga para realizar una cinta de menos de dos horas, algo que podría podría generar cierta inquietud por parte de los seguidores en relación a lo que la franquicia tenga para ofrecer en futuras entregas.

Ya, desde los avances, observamos que la animación CGI de algunas criaturas se ve bastante ‘pobre’, pero, más allá del bajo presupuesto, también es posible que esto haya sido intencional, porque otros efectos digitales y prácticos de la película se ven muy bien. Además, considerando que la producción está basada en esos juegos clásicos, donde la gráfica de los monstruos dejaba bastante que desear, los efectos ‘mediocres’ terminan siendo consecuentes con el ánimo nostálgico que la cinta intenta entregar. Las criaturas resultan igual de bizarras y desconcertantes para los personajes en la pantalla que durante el gameplay, logrando el mismo efecto. Esto colabora a situar al espectador en el mundo del videojuego, recordándonos, de paso, que ésta no es una historia para tomar tan ‘en serio’.

El elenco hizo un buen trabajo, aprovechando el material disponible que, en sí, es una historia de terror bastante simple, con diálogos de videojuego. Kaya Scodelario y Robbie Amell como los hermanos Redfield demostraron su experiencia, al igual que Neal McDonough en el rol del Doctor William Birkin. Otros intérpretes se apropiaron del personaje y lograron entregarle un carisma diferente, como es el caso de Hannah John-Kamen (Jill) y Avan Jogia (Leon), dos de las elecciones más controversiales dentro del reparto. Aunque es cierto que resulta un poco extraño ver al icónico Leon S. Kennedy siendo un tanto despistado, a Jill con una personalidad un poco más agresiva o a Wesker menos ‘malvado’, sinceramente, son detalles que no interfieren en nada, y todos ellos son personajes que terminan funcionado bien en la trama de esta adaptación.

Claire Redfield (Kaya Scodelario) une fuerzas con Leon S. Kennedy (Avan Jogia) para sobrevivir mientras intentan exponer los secretos de Umbrella. Foto: Sony Pictures

«Resident Evil: Bienvenidos a Raccoon City» vuelve a los orígenes de la franquicia de videojuegos, entregando una fiel adaptación cargada de nostalgia y fanservice, donde las referencias al material original se hacen presentes en cada escena. Es una producción creada con afecto por la saga, especialmente para su seguidores más acérrimos. A pesar de sus debilidades, logra un relato consecuente, tanto con las ideas que plantea en su trama como con los elementos menos favorables de ésta, agregando un toque de Cine B e integrando una alta dosis de horror y consiguiendo generar el entretenimiento justo para hacernos pasar un buen rato.

7/10

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s