Reviews Series

Review «Rumbo al Infierno»: Cuando la tierra es el infierno

Reparto: Yoo Ah-in, Lee Re, Kim Do-yoon, Park Jung-min, Jin-ah Won, Kim Hyun-joo, Yang Ik-june, Chase Maser, Yu Kyung-Soo, Shin-rok Kim

Creador: Yeon Sang-ho

Género: Terror, Misterio

Clasificación: +18

Episodios: 6

Plataforma: Netflix

Sinopsis: “La gente escucha predicciones sobre cuándo morirá. Cuando llega ese momento, un ángel de la muerte aparece frente a ellos y toma su último aliento.” (IMDb)

Líder del grupo de fanáticos llamado ‘La Lanza’. Foto: Netflix

A finales del año pasado, «Alice in Borderland» arrasaba en Netflix con una propuesta narrativa atractiva sobre un juego violento y arriesgado en la ciudad de Tokio. También fue el turno de “El Juego del Calamar”, que se encargó de romper récords de sintonía a nivel mundial, con una historia cargada de emociones, sangre y muertes. Si vemos un factor común, las producciones asiáticas han marcado pauta y han aumentado su popularidad, por lo que Netflix, rápidamente, supo que ahí había un nicho comercial para explotar. En ese marco, hace unas semanas, apareció una nueva serie coreana titulada “Rumbo al Infierno”, una producción que tiene algunos aspectos similares a las nombradas anteriormente, pero que profundiza en otras temáticas, demostrando cómo el mundo asiático ha llegado a la plataforma para quedarse.

Una diferencia sustancial entre “Alice in Borderland” y “El Juego del Calamar” con “Rumbo al Infierno” tiene que ver con la premisa narrativa. Aquí no hay juegos escabrosos, sino que hay elementos sobrenaturales que detonan en la sociedad y generan distintas reacciones. Aquí la violencia y la sangre vienen, principalmente, de unos espectros que aparecen frente a humanos al azar para condenarlos al infierno. Aquí no hay estrategias o alianzas para ganar y sobrevivir, aquí funciona lo que depara el destino. Por eso mismo, el tono de esta serie es más sombrío y misterioso, porque, a pesar de que el protagonismo es humano, hay un factor divino impredecible e incontrolable.

Miembros del grupo religioso ‘New Truth Society. Foto: Netflix

La predicción de la muerte será la gran incógnita de los seis capítulos que componen la serie, pero la destreza del guion radica en que la historia toma un rumbo muy humano. A pesar de que el detonante de las acciones son estas intervenciones espectrales que toman vidas humanas, que aparecen y desaparecen de la nada, el relato se enfoca por un lado psicológico y social. En ese sentido, a lo largo de la serie vemos cómo los humanos intentan resolver los misterios de las muertes, como también se muestra el surgimiento de una iglesia que se apropia de estos actos y crea un culto hacia ellos, junto al crecimiento de fieles fanáticos y de grupos contrarios que quieren desenmascararlos. El problema divino se transforma en un problema esencialmente humano.

En general, la producción coreana destaca en varios aspectos, aunque, sin duda, el nivel de las interpretaciones se lleva el primer lugar, con actuaciones convincentes y sin exageraciones. El cast completo funciona de forma sólida, permitiendo que la serie se desenvuelva con coherencia y que el argumento se profundice en todas sus aristas. En un segundo aspecto, la ambientación y los efectos visuales también son un punto a rescatar, generando una atmósfera de tensión y misterio permanente, con una dosis de terror que te mantiene atento durante cada capítulo, desarrollando ese carácter crudo y oscuro que se propone desde un inicio. En el caso de los efectos, estos son pocos, pero cumplen a la perfección, dotando la presencia de estos seres espectrales de naturalidad y verosimilitud.

La abogada Min (Kim Hyun-joo), una de las protagonistas de esta historia. Foto: Netflix

Una característica curiosa del argumento de la serie es su quiebre, que, a mitad de la historia, acaba con todo lo conocido. Este es un recurso poco usual, que, en este caso, funciona muy bien, expandiendo la historia, añadiendo más matices y permitiendo saltos temporales coherentes, que aportan a la historia en vez de restarle.

Si bien las características positivas son varias, hay otros aspectos que podrían haberse mejorado y que, ante una eventual segunda temporada, serían importantes para considerar. Lo primero, sería la premisa de la serie, que inicia con estas apariciones espectrales, dejando un misterio que no se resuelve a lo largo de los capítulos, dejando inconclusa parte de la trama. Este punto deberá ser crucial para una siguiente temporada, porque ya no se podrá sostener la narrativa solo en las relaciones humanas, sino que se tiene que empezar a resolver esos misterios que articularon y detonaron el conflicto principal. Por último, también será interesante ver cómo la producción aborda a estos personajes que, de alguna u otra forma, ‘desaparecieron’ de la trama. ¿Volverán en algún momento o definitivamente no aparecerán más?

Los espectros del infierno atacando a una de sus víctimas. Foto: Netflix

La nueva propuesta coreana de Netflix logra ser única en su tipo. Posee un carácter propio, sustentado en la crudeza de la humanidad cuando se ve enfrentada a lo sobrenatural, realizando un profundo análisis crítico a los comportamientos humanos, como la religión, las creencias y los fanatismos. En conjunto a eso, «Rumbo al Infierno» combina elementos policiales y de thriller, generando un clima tenso y sólido que se va desenredando capítulo a capítulo. A grandes rasgos, la serie sale airosa en su intención de mostrar a la sociedad humana en una de sus peores facetas, demostrando que el infierno sí puede existir en la tierra.

9/10

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s