Reviews Series

[#Sundance2022] Review «My Trip to Spain»: Un éxito inesperado

Reparto: John Early, Theda Hammel, Gordon Landenberger

Dirección: Theda Hammel

País: Estados Unidos

Género: Drama, Comedia

Clasificación: n/a

Duración: 28m

Sinopsis: “Alexis, una exitosa mujer trans, se dirige a España para tener una cirugía estética. Su amargado amigo, Charlie. llega para cuidar su casa mientras está de viaje. Intentando persuadir a su amiga de no operarse, Charlie también busca comenzar un encuentro con el vecino de Alexis”. (Sundance)

John Early y Theda Hammel como Charlie y Alexis. Foto: Intomore.com

Hacer cine en el contexto pandémico es un desafío que a muchos les podría significar un gran dolor de cabeza. Y es que la ruta a seguir para lograr tan titánica tarea parece sugerir solo dos caminos: adaptar tu equipo y tomar las medidas para llevar tu historia de manera segura a la pantalla, o adaptarte a los nuevos tiempos y crear una historia en base a lo que se puede y no se puede hacer con el virus aún dando vueltas por el mundo.

Cuando Theda Hammel (directora, escritoria y protagonista) se reunió con un acotado equipo para una prueba de cámara respectiva a otro proyecto, jamás se imaginó que acabaría dirigiendo uno de los pilotos seleccionados para la categoría «Indie Episodic» en esta nueva versión del Festival Sundance. Y es que una serie de circunstancias y restricciones provenientes de la pandemia, despejaron su camino para la creación de esta propuesta. Lo que comenzó como un juego entre los actores de dicha prueba, acabó de la manera que menos imaginaban: la obra más comentada, alabada y apreciada de la categoría.

«My Trip to Spain» es una historia LGBTIQ+ sobre la transición y los estándares que muchas personas pertenecientes a la comunidad sienten que deben cumplir para sentirse bien consigo mismas. Alexis, la protagonista de este episodio, está preparándose para viajar a España. Con una voz en off comienza a relatarnos en qué se encuentra su vida, cómo la pandemia ha afectado sus planes y, finalmente, cómo se prepara para viajar y tener una cirugía que haga lucir su rostro más femenino.

Gordon Landenberg y John Early como Bruno y Charlie. Foto: Sundance

El capítulo gira en torno a los preparativos previos del viaje, con Alexis cuestionándose si sus terribles hábitos de sueño, sus manías o las cosas que odia de ella misma se desvanecerán con su nuevo rostro. Tenemos un personaje enfrentándose a una transición que marcará un antes y un después en su vida, no sólo de manera estética, sino espiritual; pero donde todavía hay duda, miedo, emoción y nostalgia. Esta media hora nos sumerge en la revuelta mente de una persona que no sólo está a punto de tomar un importante paso para su vida e identidad, sino que también está enfrentada a las condiciones que le impuso la pandemia, a sus extravagantes amistades y los escenarios que su ansiedad establece sobre su cabeza.

Para hacer más fluida esta reflexión, tenemos otros dos personajes dentro del juego: Bruno, vecino de Alexis que la ayuda a reparar algunas cosas en su hogar; y Charlie, el mejor amigo de nuestra protagonista: un joven encantador, pero devastado por las cuarentenas y restricciones, un personaje que ha fallado en todos los objetivos que se auto-impuso lograr al comenzar el teletrabajo y quien servirá como dispositivo para instalar algunas discusiones con Alexis respecto a la cirugía, los cánones de belleza, lo duro que ha sido el aislamiento y la auto-imposición de metas al ver a otras personas en redes sociales siendo exitosas. Lo grandioso de «My Trip to Spain» es que, en su corazón, es una historia LGBTIQ+, pero, en la práctica, es una especie de neo-cinema verité, donde el diálogo fluye de manera tan natural que es como si hubiesen instalado las cámaras en un ambiente completamente real, pasando de un tópico a otro, pero siempre manteniendo una especie de vago hilo conductor que se centra en lo que somos, lo que se espera que seamos, cómo enfrentamos las expectativas, lo mal que se siente fallar o si de verdad lo que nos proponemos proviene desde nuestros propios deseos o solo es una idea instalada en nuestros cerebros por terceras personas que intentan decirnos cómo vivir. Los diálogos entre este sarcástico pero encantador reparto son tan ingeniosos y reales, al punto que resulta imposible aburrirse, aunque te llevan a divagar junto a ellos en sus reflexiones.

A veces esta historia puede pecar demasiado en el diálogo realista y semi-documental. Bruno realizando una exposición de casi 5 minutos sobre cómo fabricar compost puede resultar útil para alguien buscando un tutorial, pero, dentro del contexto del episodio, resulta algo que quiebra el ritmo y parece un poco sacado de los pelos, aunque ayude a crear cierta conexión con Charlie, quien está empeñado en relacionarse con quien será su vecino mientras cuida la casa de Alexis. Pero, ciertamente, el histrionismo, química y comodidad que este reducido reparto ha logrado adquirir en la pantalla, incluso podría llevar a algunos a ver esta explicación como otra exquisita escena, puesto que, si bien ralentiza, también le da cierto encanto a Bruno, quien, hasta ese entonces, sólo había servido como un aderezo cómico que sobraba hasta cierto punto, pero que, luego, se convierte en el centro de la acción y nos brinda algunos de los mejores momentos del piloto.

«My Trip to Spain» fue uno de los grandes éxitos en Sundance 2022. Foto: Sundance

Con un final inesperado y tragicómico, Theda Hammel cierra su opera prima. Una historia que surge desde la mente de un grupo de personas que jamás tuvo aspiraciones de dirigir nada, pero que acabó con un fluir de la conciencia, con un relato tan honesto que es posible que su nombre vuelva a sonar en grande dentro de los próximos circuitos de festivales y servicios de streaming. La directora ya anunció que está dispuesta a seguir trabajando en los siguientes episodios, aunque manifestó que espera irse más por una serie antológica antes que seguir desarrollando al grupo que presentó en esta primera tanda.

Por donde termine, «My Trip to Spain» parece ser un futuro visionado obligatorio para el cine y televisión LGBTIQ+. Un experimento que no pretendía ser nada más que una prueba de cámara entre actores, pero que acabó convertido en un relato completamente honesto sobre las preparaciones físicas y psicológicas que podría atravesar una persona durante su proceso de transición. Theda Hammel crea algo íntimo, una invitación cercana a reflexionar junto a ella sobre la identidad, las expectativas, el fracaso y el éxito, en un guion con un humor sutil y algo oscuro, que atrapa desde el primer momento gracias a las increíble naturalidad de su reparto, la ligereza inmersiva de su fotografía y la fluidez de sus diálogos. Una propuesta que merece ser vista en cuanto sea acogida por alguna distribuidora.

8.5/10

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s