Películas Reviews

Review «La Ciudad Perdida»: La escritora que vivió su novela

Reparto: Sandra Bullock, Channing Tatum, Brad Pitt, Daniel Radcliffe

Dirección: Aaron Nee, Adam Nee

Género:  Romance, Comedia

Clasificación: +7

Duración: 1h 52m

Sinopsis: “Una escritora de novelas románticas se encuentra en plan gira de promoción de su libro por todo el país. Acompañada del modelo que acapara la portada de su bestseller, la protagonista sufrirá un intento de secuestro, lo que los llevará a ambos a adentrarse en la selva para poder sobrevivir a este misterioso ataque”. (Sensacine)

Loretta (Bullock) y Alan (Tatum). Foto: Sensacine

La novela erótica es uno de los principales sub-géneros en la literatura romántica. La concepción de un hombre fuerte, atrevido y masculino, que no le teme a nada y que haría lo que fuera por ti es un ideal en las mentes adultas. Sin embargo, dentro de este ideal de hombre perfecto, se pierde mucho la idea del romanticismo y sencillez, ya que la emoción no suele estar alrededor. Sea un millonario insaciable, un bárbaro codicioso o un aventurero contratado para proteger a la protagonista de la historia, este estereotipo siempre parece ser excitante, porque, aparentemente, nada es más sensual que alguien grande, seguro y enamorado.

«La Ciudad Perdida» se burla de este estereotipo, y, al mismo tiempo, le hace honor. Aquí, Loretta es una escritora de novelas de aventura erótica. Dash, el personaje masculino de estas, se plantea como un atractivo y musculoso hombre que usa camisas abiertas y carga una larga melena rubia. En medio de una crisis de vida, Loretta está buscando un nuevo camino para sus libros, que, lentamente, van decayendo en ventas, y es aquí cuando Abigail, un excéntrico millonario obsesionado con conseguir un antiguo tesoro, la secuestra, para conseguir que ella lo encuentre, sin saber que Alan, el modelo que interpreta a Dash, hará lo que sea para salvarla, incluso sin ser como el auténtico héroe al que da vida.

Abigail (Radcliffe) y su secuaz. Foto: Sensacine

Loretta y Alan son una dupla magnifica de comedia. Loretta es inteligente y calculadora, mientras Alan es todo corazón. Ambos son la encarnación de cientos de clichés románticos que jamás pasarán de moda, y, al mismo tiempo, le dan un giro inesperado a este tipo de género. Desde “enemigos a amantes”, hasta “compartir la misma cama”, se convierten en escenas de comedia, teniendo a esta dupla en su escape en medio de la selva. A pesar de que Alan se siente completamente enamorado de Loretta, solo con el pasar de las escenas podemos ver a Loretta conociendo al verdadero Alan, quien, a pesar de ser un chico mimado y con poco carácter, demuestra estar listo para darlo todo por ella, sin importar los riesgos.

Al otro lado de esta aventura, encontramos a Beth, la representante de Loretta, presentada como la representación en vida de una fiel amiga dispuesta a todo, haciendo un viaje digno de un demente solo para salvar a su querida escritora. Igualmente, nos enfrentamos a Abigail, el típico villano de las películas de búsquedas de tesoro, caracterizado por ser millonario, ambicioso y rencoroso. Su búsqueda del tesoro tiene mucho más que ver con su deseo de ser respetado a los ojos del mundo que con volverse aún más rico, ya que la idea de tener algo que nadie puede tener lo llena de deseo.

Aunque la historia es lenta en un inicio, se vuelve imposible pasar por alto que, cuando comienza la aventura de verdad, se hace difícil dejar de prestar atención, ya que, al igual que sus personajes, el filme no deja de correr. Es totalmente atractivo que «La Ciudad Perdida» siga los pasos de una película clásica de búsqueda del tesoro, y si bien le da descansos a sus protagonistas, solo es para llenarlos de desafíos aún más mortales que los anteriores, que además culminan en situaciones completamente normales para un aventurero de antaño, pero totalmente desconocidas para nuestros héroes.

Alan (Tatum) en su papel de Dash. Foto: Sensacine

«La Ciudad Perdida» recupera lo mejor de las novelas eróticas de antaño, en conjunto con un género tan clásico como la aventura, caricaturizando clichés que jamás pasan de moda y presentando una historia que no dejará de sacarle carcajadas al público; una fórmula perfecta para crear una propuesta irónica, hilarante y llena de acción.

9/10

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s