Películas Reviews

Review «Todo En Todas Partes Al Mismo Tiempo»: Explosión de imaginativa locura con un potente mensaje

Reparto: Michelle Yeoh, Ke Huy Quan, Stephanie Hsu, Jamie Lee Curtis, James Hong, Tallie Medel, Harry Shum Jr.

Dirección: Daniel Kwan y Daniel Scheinert (Daniels)

Género: Acción, Aventura, Comedia, Drama, Sci-fi

Clasificación: +14

Duración: 2h 19m

Sinopsis: “Una mujer inmigrante china de mediana edad se ve envuelta en una loca aventura, donde solo ella puede salvar el mundo explorando otros universos que se conectan con las vidas que podría haber llevado”. (IMDb)

Todo es posible dentro del multiverso que nos presenta esta propuesta. Foto: Diamond Films

En los último años, hablar de multiversos en el cine y la televisión se ha convertido en una popular tendencia, que ha dejado exitosas producciones audiovisuales. Sin embargo, lo que presenta el dúo Daniels («Swiss Army Man») con «Todo En Todas Partes Al Mismo Tiempo», empuja los límites del género, explorando las posibilidades de aquella temática con tal creatividad y propósito, que logra sobresalir como una de las cintas mejor logradas en el último tiempo. La calidad del filme es innegable, pero resulta aún más impresionante al darnos cuenta que se trata de una película independiente, realizada con bajos recursos, entre las restricciones de la pandemia, y donde, incluso, su departamento de efectos visuales estuvo conformado por apenas 5 personas autodidactas. La inventiva de sus realizadores queda completamente reflejada en esta propuesta, demostrando que el ingenio y la imaginación son los elementos clave que pueden hacer la diferencia al momento de desarrollar una idea en la pantalla.

«Todo En Todas Partes Al Mismo Tiempo» comienza mostrando las vivencias de Evelyn Wang, una mujer de mediana edad que emigró hace un par de décadas desde China a Estados Unidos, junto a su marido Waymond, para seguir el sueño americano. Ambos tienen una hija, Joy, y son dueños de una lavandería que actualmente enfrenta problemas económicos. Mientras Evelyn intenta sobrellevar las preocupaciones del día a día, de pronto, se ve involucrada, como figura central, en una inesperada e increíble aventura para salvar el universo y sus múltiples versiones, lo que rápidamente cambiará su vida y el tono de esta historia.

La inesperada misión para salvar el mundo interrumpe la rutinaria vida de Evelyn. Foto: Diamond Films

Daniel Kwan y Daniel Scheinert trabajan en conjunto como cineastas para transportar a los espectadores hacia el centro de la vorágine que rodea el mundo de Evelyn, creando una frenética narrativa que rara vez se detiene, logrando incorporar lo fantástico dentro de la rutinaria normalidad con encantadora maestría. Si bien la premisa del relato ya nos indica que se trata de un concepto bastante original, nada nos prepara para la forma en que éste se despliega en la pantalla. La combinación de diferentes estéticas, efectos visuales y géneros cinematográficos, ocasionan una serie de inesperadas secuencias, pasando del drama a la acción o hacia el humor más absurdo, de una manera que sorprende por su creatividad, belleza y por su capacidad de mantenerse como un relato profundo y significativo por encima de todo. Esta puesta en escena ayuda a expresar perfectamente lo caótico de las situaciones, al mismo tiempo que logra generar empatía hacia los continuos cambios de ánimo y emociones que van experimentando los protagonistas, comprometiendo de esta manera a los espectadores dentro de un vaivén hiperquinético que corre a toda velocidad.

En todo momento queda en evidencia el profundo respeto, amor por el cine e influencias de sus creadores, no solo con las decisiones estéticas antes mencionadas, sino que también a través de la gran cantidad de referencias a reconocidos filmes (incluyendo un pequeño homenaje a la carrera de Michele Yeoh), junto a geniales secuencias de acción que, según el contexto de la trama, están cargadas de tensión, humor, drama y entretenimiento, en la misma medida. Además, los realizadores se permiten usar sus influencias para el desarrollo de nuevas escenas totalmente memorables. Cada una de estas referencias y novedosos contenidos se sitúan en el espacio correcto, de una manera tan original e imprevisible que resultan un verdadero deleite, enriqueciendo la experiencia todavía más.

Las referencias a conocidos filmes son parte del encanto de esta producción. Foto: Diamond Films

El preciso trabajo de fotografía realizado por Larkin Seiple, la extraordinaria edición de Paul Rogers y las fantásticas imágenes creadas por el reducido departamento de efectos visuales, liderado por Zak Stoltz, fueron esenciales para llevar a cabo las alocadas ideas del dúo Daniels, con quienes colaboraron codo a codo. No solo podemos ver distintos movimientos de cámara, cambios de formatos, estilos y texturas, sino que también el uso de múltiples registros grabados con cámaras portátiles, efectos prácticos, animación 2D, surreales secuencias de montaje y casi nada de CGI o animación 3D. Considerando el acelerado ritmo con el que todo se desenvuelve y los limitados recursos de esta producción, el resultado final es, sin duda, un logro asombroso.

Junto con el aspecto visual, el diseño de sonido también sorprende por su creatividad asertiva, con la cual consigue situarnos en cada versión del multiverso, aportando otra capa de credibilidad a las imágenes que suceden y las experiencias de los personajes, a veces siendo clave para desatar risas, suspenso u otras emociones en los espectadores. En este ámbito, la banda sonora compuesta por el grupo Son Lux se complementa a la perfección con todos los otros recursos, creando el ambiente idóneo para cada escena.

El diseño de ambientes, fotografía y efectos visuales en la cinta destacan por su creatividad. Foto: Diamond Films

Aunque la particular puesta en escena es un punto clave para el éxito de esta producción, lo que hace realmente especial a «Todo En Todas Partes Al Mismo Tiempo» es el corazón y emotividad de su trama. Entre toda la locura visual, la velocidad de la narrativa (que, a veces, puede resultar abrumante), su humor y descabelladas ideas, podemos encontrar un poderoso relato que se expande más allá de lo sci-fi, tocando múltiples temas trascendentes; por ejemplo, las relaciones entre padres e hijos, el sentido de pertenencia, la importancia de la familia o, incluso, algunos aspectos de la experiencia de vida como persona LGTBIQ+. De igual manera, la cinta continúa invitándonos a reflexionar acerca de conceptos como la decepción con los propios logros, los efectos del nihilismo, la depresión, o las ideas suicidas, explorando también el valor de la bondad y empatía hacia los demás, entre otras temáticas, dejando un profundo mensaje en un ánimo bastante esperanzador y cargado de emocionalidad.

La relación entre los integrantes del núcleo familiar es el centro de la trama y esto es tratado con cuidada dedicación por el dúo Daniels. Aunque los protagonistas son una familia de inmigrantes asiáticos viviendo en Estados Unidos, en una más que acertada representación de aquella realidad. Los Wang en verdad podrían ser una familia de cualquier parte del mundo, ya que su historia está escrita de una manera donde lo que importa es mostrarnos interacciones y problemas de personas comunes y corrientes, con las que es posible identificarse, independientemente de su cultura. Esto se logra completamente, mientras podemos ver su evolución y acompañarlos en el desarrollo de sus arcos emocionales, como individuos y como grupo, enriqueciendo el relato como conjunto a través del aporte individual que cada uno entrega a éste. Todo esto se explora, a medida que el relato avanza, sin dejar espacios vacíos en ‘el viaje’ de los personajes, generando empatía por lo que sienten, experimentan y sus puntos de vista.

Más allá de la locura audiovisual, la familia y sus personajes son el corazón de esta historia. Foto: Diamond Films

Toda buena historia necesita de un elenco de alta calidad para lograr transmitir sus ideas y conectar con su audiencia, y «Todo En Todas Partes Al Mismo Tiempo» lo tiene de sobra. No solo vemos a Jamie lee Curtis siendo absolutamente genial como Deirdre, la empleada pública que ocasiona varios dolores de cabeza a la familia Wang, sino que también al legendario James Hong como Gong Gong y a una excelente Stephanie Hsu en el papel de Joy, la hija del matrimonio protagonista. Considerando que todo el reparto principal debe representar a más de una versión de sus respectivos personajes, las actuaciones están prácticamente a la par, sin embargo son Ke Huy Quan y Michelle Yeoh quienes se roban nuestra atención con su extraordinario trabajo. Ambos actores tienen la oportunidad de representar a las personas comunes de su cultura, de una manera fiel, real y totalmente cercana, fuera de cualquier estereotipo, lo que ha sido completamente enriquecedor como experiencia, según lo que cada uno ha expresado en múltiples entrevistas.

En el caso de Ke Huy Quan su participación es aún más significativa, ya que luego de aparecer en «Indiana Jones» y «Los Goonies», decidió pausar su carrera por la falta de oportunidades que enfrentó en aquella época como actor asiático, para dedicarse a estudiar cine y trabajar tras las cámaras, hasta hace poco, realizando múltiples labores. Entre estas cabe destacar su desempeño como coordinador de acción en «X-Men» y como director asistente para Wong Kar Wai en el filme «2046». Ahora, luego de más de 20 años fuera de la pantalla, Quan regresa a la actuación ‘en grande’ con «Todo En Todas Partes Al Mismo Tiempo», entregando una interpretación memorable como Waymond Wang y dejando en claro que el paso de los años no afectó su talento, excepto para mejorar.

Por su parte, Michelle Yeoh resulta espectacular como protagonista en todo aspecto, logrando impresionar con sus múltiples habilidades como actriz, desde su dominio de la acción hasta lo dramático, pasando por todo lo que existe entremedio; de esta manera pudiendo expresar su extenso rango interpretativo gracias a lo extremadamente dinámico que resulta el rol de Evelyn. A pesar de contar con una exitosa carrera, Yeoh ha expresado en diferentes medios que, antes de esta cinta, nunca había tenido la oportunidad de mostrar realmente todo lo que es capaz de hacer, y al verla, de verdad surge el deseo de agradecer al dúo Daniels por haber escrito este guion. Michelle Yeoh encarna completamente a la señora Wang en todas sus versiones, consiguiendo que ésta conecte con el público a través de su simpleza y vivencias comunes, y la manera en que las enfrenta, también siendo absolutamente creíble y comprometida hasta en los momentos más bizarros o disparatados del filme, pero, sobre todo, logrando conmover de manera orgánica y realista dentro de toda la locura que la rodea.

La fantástica actuación de Michelle Yeoh es una de las principales fortalezas del filme. Foto: Diamond Films

«Todo En Todas Partes Al Mismo Tiempo», tal como dice su título, contiene todo lo que podríamos querer como espectadores, y un poco más. El dúo Daniels nos muestra una propuesta tan creativa y original, que vuela la cabeza con sus ideas y conceptos visuales, dentro de una narrativa envuelta en la más frenética locura, que posee un sentido del humor tan impensado y absurdo, que divierte a carcajadas. De igual manera, sus fantásticos momentos de acción y aventura llenan de entusiasmo y agitación, mientras la cinta entrega mensajes profundos y emotivos, capaces de conmover hasta las lágrimas. Se trata de un filme con mucho corazón, realizado con notorio amor hacia el cine. Un increíble logro como producción cinematográfica independiente que, desde ya, sobresale como una de las mejores películas de la década. Imperdible.

10/10

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s