Películas Reviews

Review «La Mujer Rey»: Excelentes interpretaciones, levemente basadas en hechos reales.

Reparto: Viola Davis, Thuso Mbedu, Lashana Lynch, Sheila Atim, John Boyega, Hero Fiennes-Tiffin, Jimmy Odukoya, Masali Baduza, Jayme Lawson, Adrienne Warren

Dirección: Gina Prince-Bythewood

Género: Drama, Acción, Ficción Histórica

Clasificación: +14

Duración: 2h 14m

Sinopsis: “Sigue la extraordinaria historia de las Agojie, una brigada de mujeres guerreras que, en 1800, protegían al Reino Africano de Dahomey con capacidades extraordinarias y una ferocidad como ninguna que haya visto el mundo. Inspirada en hechos reales, La Mujer Rey, sigue la travesía épica de la General Nanisca (ganadora del premio Oscar, Viola Davis) mientras entrena a la nueva generación de reclutas y las prepara para la batalla contra un enemigo determinado a destruir su forma de vida. Hay cosas por las que vale la pena luchar”. (Rotten Tomatoes)

Nanisca (Davis) liderando a las guerreras Agojie. Foto: Sony Pictures

«La Mujer Rey» llegó a los cines del país de la mano de la directora Gina Prince-Bythewood, quien comenzó a sonar fuertemente en la industria norteamericana luego de lanzar uno de los mayores hits de Netflix del año 2020: «La Guardia Vieja», película de superhéroes que logró destacar por sus pulidas secuencias de acción y una trama e interpretaciones un poco más profundas que las de aquellas películas que dominan el género hoy por hoy.

Este año, Prince-Bythewood vuelve a sorprender con esta nueva cinta, basada en hechos reales que tomaron lugar en África Oriental del Siglo XIX. Una historia que toma al espectador desde sus primeros minutos gracias a, una vez más, las precisas y elegantes secuencias de acción que se han ido convirtiendo, lentamente, en el sello de la directora. Las primeras escenas nos sumergen de inmediato en el violento mundo en que se mueven sus protagonistas, proponiendo desde el primer segundo los riesgos que corren, los enemigos a los que se enfrentarán y la importancia que tiene este grupo de guerreras para mantener la paz en su reino; todo en base a acciones, evitando, aunque no eliminando por completo, los diálogos expositivos. Esto ayuda a que la introducción de la trama fluya de manera orgánica y al punto, dejando bien en claro las reglas y funcionamiento del universo en el que se desarrolla para que, a la hora de profundizar más en quienes son estos personajes y sus vidas, el espectador ya esté lo suficientemente enganchado como para querer conocer más al respecto.

Pese a que luego su primer acto la trama vacila un poco al presentarnos demasiado personajes, algunos que incluso parecen algo fuera de lugar como el dúo de esclavistas interpretados por Hero Fiennes-Tiffin y Jordan Bolger, no existe momento en que el interés se pierda respecto a lo que hay en pantalla, incluso cuando no sucede nada demasiado relevante para el desarrollo del conflicto. El universo y la cultura que aborda el filme son tan ricos, hay tanto por aprender, hay tanto por ver y el apartado técnico es tan bien trabajado, que es difícil aburrirse o despegar la vista de los maravillosos paisajes, los increíbles sets o incluso la utilería. La reconstrucción del reino de Dahomey, por lo menos estéticamente, es sumamente convincente; desde los vestuarios hasta la arquitectura. Sin duda alguna, el equipo de arte detrás de esta producción ya se ve como un favorito para la temporada de premios, y es que, a nivel técnico, la producción es casi impecable.

Izogie (Lynch) demuestra su fuerza en una dura competencia contra un soldado. Foto: Sony Pictures

Y aunque de las espectaculares coreografías de acción, el increíble apartado técnico y la exquisita banda sonora se pueda hablar para largo y tendido, lo que carga el mayor peso de la película y, sin duda alguna, la hace destacar como una de las mejores películas de acción del año (aunque también podría catalogarse como un buen drama histórico), son las interpretaciones de su elenco. Viola Davis lidera este talentoso reparto con un personaje poderoso en todos los sentidos de la palabra. El personaje de Nanisca opaca levemente a su igual de bien ponderado equipo, una mujer conflictuada por el pasado, pero que debe permanecer fuerte, ocultando sus problemas personales bajo la alfombra para mantener la moral dentro de su ejército. Una protagonista con variados matices que se ve potenciada por grandes personajes, siendo Sheila Atim, en el rol de Amenza, la que ayuda a crear los momentos más íntimos y genuinos de la cinta.

Thuso Mbedu se convierte en una de las grandes revelaciones del año cuando se pone en la piel de Nawi, una joven a través de quien vivimos en primera persona los ritos de iniciación de las guerreras Agojie. Un personaje que, a ratos, se siente como la protagonista de la historia, pero cuyo recorrido se desvía hacia otros rincones que podrían parecer algo innecesarios, considerando todo lo que está pasando a su alrededor. De todas maneras, Mbedu da una interpretación al nivel y, de forma similar a lo que sucede con la relación Nanisca-Amenza, las interacciones que Nawi tiene con Izogie (interpretada por Lashana Lynch), resultan igual de poderosas. La película, en general, se rige por las decisiones y determinaciones de este par de dúos, dúos que vibran en notas distintas pero que, a la larga, logran converger en una sinfonía que saca a florecer grandes emociones.

No se puede terminar esta review sin hablar del elefante en la habitación. Se dijo antes que esta película está basada en hechos reales, de hecho, es uno de los principales ganchos que podría tener a la hora de captar a un público menos informado al respecto. Tristemente, la historia real que inspiró esta producción es mucho más oscura, violenta y cruel de lo que intentan hacerla ver. La mayoría de sus personajes, incluyendo a Nanisca, son completamente ficticios y algunos eventos como, por ejemplo, la lucha de la protagonista por convencer al rey de que la venta de esclavos a Europa puede ser reemplazada, jamás sucedieron. Investigaciones, entrevistas a sobrevivientes y expertos en historia africana han dejado ver en cientos de ocasiones que las guerreras de Dahomey eran una de las mayores causas de que el reino tuviese un mercado de esclavos tan fructífero, e intentar convencer al mundo de que esta es una historia de empoderamiento de las mujeres negras puede parecer contradictorio. Como espectador, lo mejor que podemos hacer es comprender que esto es una ficción levemente basada en la realidad y que personajes reales como el rey Ghezo (llevado a la pantalla por un increíble John Boyega) han sido deformados en favor de una narrativa funcional.

Nanisca (Davis) tiene un lugar privilegiado junto al rey Ghezo (Boyega). Foto: Sony Pictures.

Con un diseño de producción de alto nivel, interpretaciones sumamente poderosas y un guión que logra equilibrar la entretención, con la reflexión y el desarrollo de personajes, «La Mujer Rey» se convierte en una experiencia íntima e inmersiva respecto al universo narrativo en el que se mueven sus protagonistas. Viola Davis lidera uno de los elencos más impecables en lo que va del año, con personajes sumamente genuinos que logran conectar directamente con el espectador en cuestión de minutos. A pesar de que se ha visto algo manchada debido a su visión respecto de los reales acontecimientos que la inspiraron, la película, si es que se aprecia como una ficción, es una entrada más que sólida y destacada dentro del género de acción y drama histórico, perfilándose como una de las posibles candidatas para la próxima temporada de premios.

8/10

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s