Películas Reviews

Review «Babylon»: El fugaz esplendor de la época dorada Hollywoodense

Reparto: Margot Robbie, Brad Pitt, Diego Calva, Katherine Waterston, Tobey Maguire, Li Jun Li, Olivia Wilde, Max Minghella, Samara Weaving, Eric Roberts, Lukas Haas, Rory Scovel

Director: Damien Chazelle

Género: Drama, comedia

Clasificación:  +14

Duración: 3h 9m

Sinopsis: “Ambientada en Los Angeles durante los años 20, cuenta una historia de ambición y excesos desmesurados que recorre la ascensión y caída de múltiples personajes durante una época de desenfrenada decadencia y depravación en los albores de Hollywood”. (Filmaffinity)

Nellie LaRoy (Robbie) en la fiesta del importante productor Don Wallach Foto: Paramount Pictures

Puede ser difícil digerir que han pasado 100 años desde los infames locos años veinte. La megalómana década dorada de Hollywood marcó un antes y después en la historia del séptimo arte, y esta industria aún celebra sus producciones y fugaces estrellas que fueron inmortalizadas en blanco y negro. En esta ocasión, Damien Chazelle, guionista y director, entrega una reinterpretación de la época en su versión más entrópica, que celebra los altos y bajos de los primeros años de la industria cinematográfica y del rápido ascenso y brutal declive de quienes no pueden seguirle el paso a Los Angeles.

Llamar a esta película “una carta de amor al cine” sería perder el foco satírico con el que que se presenta en el imaginario de la época, ya que vanagloria su glamour y desenfreno, tanto como lo crítica. Es indudable la admiración que posee el director por el oficio y su tradición, sin embargo, en esta epopeya audiovisual, busca retratar la épica tanto como la frívola barbarie que se desataba al rodar megaproducciones, la despiadada exigencia de la industria y el hedonista estilo de vida que llevaban sus miembros, que llegaban a traspasar las líneas del absurdo y la moral. A lo largo de tres horas, frente a pantalla se desenvuelve un bohemio collage de imágenes evocativas en un vaivén de emociones que conmemoran el pináculo del cine mudo y su drástica conclusión tras la incorporación del sonido.

La opulencia se desata en una primera instancia con un estilo maximalista, siendo poco a poco consumida por la decadencia que simboliza el fin de una era. A pesar de su visceral, y en ocasiones vulgar, interpretación de los hechos, se percibe un homenaje a la industria, a través de escenas que recrean el trabajo de montaje y proyección del período, una práctica ya casi extinta en la cinematografía actual. El director de fotografía Linus Sandgren, se centra en la expresividad, a través de incandescentes tonalidades del amanecer de una de las mejores épocas de una industria naciente, que transmuta en un nebuloso ocaso que se va colando en escena con un azulado y oscuro cataclismo.

El actor Jack Conrad (Pitt) y la artista Lady Fay Zhu (Jun Li) Foto: Paramount Pictures

El notable diseño de producción da vida a unas secuencias que incluyen unas coreografías enérgicas con incesante movimiento de una arriesgada duración, que transitan por la cima hasta descender a las penurias. La imagen es acompañada del trabajo de Herman Herwitz, quien ha formado parte de la musicalización de los otros ilustres proyectos de Chazelle y vuelve a deslumbrar con una oda al jazz y cierta reminiscencias de la premiada banda sonora de «La La Land» (2016). El sonido es probablemente el gran elemento articulador de la cinta, que acompaña la transformación de la era, marca el ritmo del caos y navega espacios tanto rimbombantes como decadentes.

La élite del espectáculo es encarnada por un estelar reparto encabezado por Margot Robbie, Diego Calva y Brad Pitt, que respectivamente interpretan a una emergente y estrambótica estrella de cine, un inmigrante que triunfa en la industria con la llegada del sonido y un actor veterano que no logra adaptarse a los nuevos tiempos; se le suman Jovan Adepo y Li Jun Li, quienes exhiben otro tipo de narrativas que vienen a cumplir con la cuota de representación, centradas en el trato hacia las minorías en el mundo del espectáculo. A pesar de la extensa duración de la película, las narrativas individuales navegan un recorrido oscilante que se baraja con el revoltijo de elementos que prioriza la sensorialidad por sobre una historia concisa.

El Conde (Scovel) y Manny Torres (Calva) visitan un antro de mala muerte con el gangster local James McKay (Mcguire). Foto: Paramount Pictures

La llegada del sonido al cine significó una dura transición en la forma de rodar películas y, en una industria despiadada, esto se tradujo en cortar cabezas y seguir adelante con quienes podían mantener el ritmo. Este cambio simbolizó el derrumbe de un sueño y el descenso a los infiernos; anunciado en el título «Babylon», referente a la caída del gran imperio de Babilonia. Si bien puede contener ciertas disonancias en lo histórico, la cinta efectivamente logra transmitir una lectura de la época con una mirada moderna, que no busca idealizar ni castigar por completo, sino experimentar el dolor y gloria de años en un momento efímero. Incluso, es posible decir que esta es una lectura de la industria actual, la que se ha visto afectada por la popularidad del streaming por sobre la sala de cine.

La remembranza, el juicio y homenaje compiten sin intención de armar una narrativa coherente, con momentos que buscan ilustrar la rápida transición del cine mudo al hablado, que terminan dando como resultado un popurrí de magnificencia y miseria. Desde el apogeo del Hollywood de los locos años 20, epicentro del cine clásico antes de uno de sus más abruptos cambios, acompañada de un elenco estelar, «Babylon» entrega un deleite de cinematografía y música que componen una puesta en escena audaz y grandiosa, que evoca el despilfarro e ímpetu irreverente de toda una comunidad que, aún tras desaparecer, dejó una marca inamovible.

8/10

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s